Amor en tiempos de covid

B.D.
-

Dos médicos residentes del HUBU, Carlos Gómez y su pareja Victoria Carmona, son los protagonistas de un beso que ha hecho historia al convertirse en la portada del suplemento 'Volver a empezar', publicado por Diario de Burgos este jueves

Carlos y Victoria recibieron de manos de Alberto Rodrigo, autor de la imagen de su beso, una copia fotográfica. - Foto: Alberto Rodrigo

GALERÍA

Así fue el beso 'robado' de la portada de Volver a Empezar

En la historia de la fotografía hay dos imágenes icónicas que inmortalizan besos inolvidables: la realizada en agosto de 1945 por Alfred Eisenstaedt en Times Square, donde una enfermera y un hombre con uniforme de marinero se besan apasionadamente para celebrar el final de la Segunda Guerra Mundial, y la tomada en París en 1950, frente al Hotel de Ville, por el maestro de fotógrafos Robert Doisneau, donde dos jóvenes protagonizan una romántica escena callejera. Siete décadas después, Diario de Burgos también ha convertido ese momento de intimidad entre dos personas en una bella imagen de enorme valor documental, merecedora de protagonizar la portada del suplemento ‘Volver a empezar’, publicado este jueves, y donde se relata lo vivido durante estos meses de crisis sanitaria.

Los protagonistas de nuestro beso ‘robado’ son Carlos Gómez y su pareja Victoria Carmona, dos médicos de 28 años, residentes del Hospital Universitario de Burgos. La imagen fue tomada por el jefe de fotografía de DB, Alberto Rodrigo, la tarde del 7 de abril a las puertas de Urgencias, durante la concentración en apoyo a los sanitarios. Al acabar el acto, Victoria, MIR de cuarto año de Medicina Familiar, y Carlos, MIR de quinto año en el servicio de Cirugía Plástica, y ambos ese día de guardia, se despidieron con ese cariñoso beso, antes de volver a su trabajo, agotador y durísimo en esas jornadas. Un gesto de amor y de ánimo, cercano y reparador, que fue captado por el fotógrafo y que ni las mascarillas ni los uniformes asépticos restaron un ápice de sentimentalidad. Una forma, también, de sentirse cerca y de combatir el frío interno que provocaba esos días los estragos del coronavirus. Porque para combatir la baja temperatura ambiental, Carlos salió a la concentración con una chaqueta que pilló en Urgencias, tres tallas más grande.

Madrileño y canaria, se conocieron en el HUBU y al poco se hicieron pareja. Un flechazo de libro. Sus planes, una vez finalicen en mayo de 2021 su etapa como médicos residentes, son quedarse en Burgos, donde se sienten «muy a gusto». «Dependerá de si salen o no plazas pero sí que nos planteamos quedarnos un tiempo», señalan.

Secuencia del momento en el que los dos jóvenes médicos protagonizan su encuentro. Victoria reconocía hace unos días que han recibido decenas de llamadas de compañeros y amigos tras verles en DB. Secuencia del momento en el que los dos jóvenes médicos protagonizan su encuentro. Victoria reconocía hace unos días que han recibido decenas de llamadas de compañeros y amigos tras verles en DB. - Foto: Alberto Rodrigo

La batalla contra el coronavirus ha sido, en palabras de ambos, «muy dura», ya que la covid-19 provocó un auténtico caos en el hospital, que se vio obligado a cambiar horarios de trabajo, de guardias, de organización de servicios... «No solo ha sido agotador desde el punto de vista físico sino mentalmente», reconocen, tras explicar que ella estuvo la mayor parte del tiempo en la zona de triaje de Urgencias y él en la UCI. Y pese a ‘lidiar’ a diario con el virus, ninguno de los dos resultó contagiado. «No hemos sentido miedo. Nuestra vida es ésta, ayudar a los demás, protegiéndonos nosotros», afirman, no sin esconder que la prudencia, a la hora de extremar las medidas de seguridad, ha sido clave.