Los hoteles cierran 2019 con más ocupación

B.G.R.
-

Ha crecido un 0,74% hasta el 64,4%, 10 puntos menos que la del resto de España, donde baja un 0,17

Imagen del Mercado de Oficios Artesanos, ubicado en la plaza del Rey San Fernando y que abrió sus puertas a finales del pasado mes de noviembre. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Acaba 2019 y llega la hora de hacer balance en un sector de peso en la economía local. Empresarios de hoteles y de restauración cierran un ejercicio que, en líneas generales, valoran como «muy similar» al pasado aunque en los datos estadísticos se ve un pequeño incremento al menos en el primer caso. La ocupación en los alojamientos de tres y cuatro estrellas ha experimentado un crecimiento anual del 0,74% hasta situarse en el 64,44% de media, según las cifras que maneja la Federación de Hostelería.
El resultado resulta positivo si se tiene en cuenta la evolución regional y nacional. En la primera la subida fue del 0,12%, mientras que en la segunda se experimentó un descenso del 17% en los destinos urbanos. Sin embargo, la patronal realiza una lectura negativa al comparar la cifra final, dado que la ocupación en Castilla y León llegó al 65,92% y fue del 73,62% en el conjunto de España, lo que hace que la diferencia con Burgos sea de casi diez puntos, algo que ya se dio también el año pasado, tal y como pone de manifiesto el presidente de los hoteleros, Luis Mata, quien, excluyendo a capitales como Madrid y Barcelona, precisa que la distancia sería de «tres o cuatro puntos» con otras ciudades como Logroño, León, Vitoria Toledo o Valladolid.
En cualquier caso, los datos de este ejercicio no han sorprendido al sector, que considera que «todo lo que sea crecer por encima de la media nacional es bueno». No obstante, reconoce que las previsiones durante la primera mitad del año hacían pensar en una «subida mayor», si bien se produjo un bajón en las pernoctaciones de más del 6% durante el mes de julio que, aunque luego se recuperó, volvió a repetirse a partir de mediados de octubre ya para quedarse.
A modo ejemplo, Mata explica que la ocupación bajó en noviembre un 7% respecto al mismo mes de 2018 y prevé que en diciembre se vuelva a dar esta evolución negativa a la espera de que concluya el mes. «Se ha trabajado mejor en verano que en otras ocasiones, pero los meses de frío han sido peores», precisa, aludiendo a varios factores para explicar la situación.
Por un lado, hace referencia a que la actividad anual se ha concentrado en la temporada alta estival, con un alza del turismo extranjero de un poder adquisitivo alto y para el que Burgos siendo una plaza importante de paso, y al hecho de que la crisis se ha empezado a notar en los bolsillos de los visitantes nacional, todo ello unido al pinchazo en el turismo de empresa. Una serie de razones a las que el presidente de la Federación y representante del sector de la restauración, Fernando de la Varga, añade que en el último trimestre la ciudad no ha acogido ningún evento salvo el Fin de Semana Cidiano, que -recuerda- fue una iniciativa que partió de la patronal.

[Más información en la edición impresa]