La crisis vírica daña al enoturismo y a las ventas de vino

A. del Campo
-

Los agentes turísticos sopesan la reducción de su personal ante la falta de movimiento de visitantes

Una de las bodegas productoras de la DO Ribera del Duero. - Foto: Luis López Araico

La paralización de gran parte de la actividad en todo el país que está provocando el coronavirus también se está notando en el sector vinícola, sobre todo teniendo en cuenta que, aunque el vino está considerado un alimento, no lo es de primera necesidad. Con la incertidumbre de lo que provocará toda esta crisis, en la Denominación de Origen Ribera del Duero prefieren ser cautos y no avanzar cifras concretas sobre los efectos que la crisis sanitaria está teniendo o tendrá en la industria vinícola. El presidente del Consejo Regulador, Enrique Pascual, afirma que "de momento no tienen ningún dato" sobre reducciones en ventas, demanda o exportaciones, pero reconoce que las ferias, reuniones y firmas de acuerdos "se han suspendido todas" y que ya "hay una parada en la actividad". El presidente de la DO Ribera del Duero admite, con resignación, que el golpe al sector va a ser duro.

Aunque la situación se ha agravado en los últimos días, la Denominación de Origen lleva sufriendo desde hace meses la cancelación de eventos. Muchos de ellos fundamentales para las exportaciones y entre los actos que destaca el ProWein de Düsseldorf (Alemania), una de las ferias más importantes del sector. La imprevisibilidad de la crisis del covid-19 lleva al Consejo Regulador, así como a otras asociaciones relacionadas con la marca, a no desarrollar planes específicos de contingencia. Enrique Pascual incide en que siguen "las normas del Gobierno" y las están "cumpliendo a rajatabla". "Nos estamos concienciando todos de que esto es así y que hay que seguir las recomendaciones", añade.

Los efectos más inmediatos del coronavirus se están viendo en el sector turístico. El presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero, Miguel Ángel Gayubo, admite que "se han anulando todas las visitas". "Muchos adheridos nos llaman preocupados. En muchas agencias trabajan solo para cancelar y cancelar viajes", lamenta. El presidente de la Ruta del Vino hace hincapié en que el turismo "es uno de los sectores donde más está repercutiendo" la crisis sanitaria y en la Ribera más incluso. "Somos la ruta más visitada de interior y nutrida principalmente por gente de Madrid, por lo que posiblemente seamos los más perjudicados", explica. Además, Gayubo adelanta que si bien todavía no se han producido despidos en el sector, estos, muchos en estudio, se materializarán en los próximos días.

Por su parte, el presidente de la Asociación Empresarial de Bodegas de la DO Ribera del Duero (Asebor), Iker Ugarte, apunta que "es difícil saber lo que va a suponer" esta crisis, "una vez están cerrados bares y restaurantes, porque los supermercados y las tiendas no van a suplir la pérdida de mercado". Al principio de la pandemia, el presidente de Asebor hablaba del peligro de perder las ayudas de promoción. El dirigente explicaba que la Junta concede unas ayudas anuales destinadas a la publicidad y la exportación. Para recibir dichas subvenciones, las bodegas tienen que cumplir unos objetivos basados en estar presentes en un número determinado de eventos nacionales e internacionales. La situación, que ha girado en apenas 5 días, lo ha cambiado todo.