Educación pretende exigir un mayor nivel de inglés a los docentes de secciones bilingües

Pablo Álvarez / Valladolid
-

La Consejería estudia que la acreditación necesaria para impartir asignaturas distintas al idioma en los centros bilingües sea el C1 en lugar del B2 que se requería hasta ahora

Clase bilingüe en un colegio de Burgos. - Foto: Patricia González


Para enseñar bien en inglés hay que tener un gran dominio del idioma. Sobre esa premisa la Consejería de Educación estudia elevar el nivel mínimo exigido para impartir asignaturas dentro de las secciones bilingües del intermedio alto (B2) que se requiere ahora al avanzado, también conocido como C1 dentro de la escala europea de referencia para la evaluación de lenguas.

Se trata de una de las medidas que están ahora sobre la mesa dentro de lo que será una «profunda» revisión del modelo de bilingüismo en el que trabaja la Dirección General de Políticas Educativas y cuya evaluación podría estar lista antes de que termine este curso aunque la aplicación de las novedades se iría realizando de forma progresiva.

Este cambio afectaría a unos 520 docentes que imparten sus materias, no lingüísticas (puede ser matemáticas, ciencias sociales y naturales educación física o plástica, en Primaria), en una lengua extranjera. Estos, para participar en la sección bilingüe, tuvieron que acreditar el nivel B2 y la duda que surge entre los sindicatos educativos es qué ocurre con ellos.

La Consejería de Educación ha trasladado que se trata de una medida que no tendría una aplicación inmediata. «Cambiaremos las reglas primero y luego veremos cómo lo aplicaremos», apuntó el consejero Fernando Rey durante una reciente comparecencia en las Cortes tras una pregunta del grupo socialista sobre esta cuestión.

Formación. En todo caso, la medida formaría parte de ese proceso de revisión total de la política de bilingüismo e idiomática de Castilla y León. Ya en la presentación de su programa de legislatura insistió en la necesidad de «reforzar al máximo la formación específica del profesorado. Nos planteamos una mejora de los itinerarios y modelos formativos para los diferentes perfiles», indicó.
Por su parte, la presidenta del Sector Autónomo de Enseñanza de CSIF, Isabel Madruga, considera que la medida que está sobre la mesa implicaría que hubiera un tiempo transitorio de adaptación para conseguir las acreditaciones de los niveles más altos.

En la actualidad, más de 7.000 docentes de la Comunidad, entre maestros y profesores de enseñanzas medidas y Formación Profesional, han alcanzado la acreditación lingüística obligatoria para impartir docencia en los cerca de 500 centros bilingües de la Comunidad desde su puesta en marcha en el año 2009.

El número de acreditaciones no tiene por qué corresponderse con docentes ya que un mismo profesor puede obtener la acreditación para varios idiomas. De este modo, desde que se puso en marcha esta acreditación en el año 2009, en virtud de la puesta en marcha dos años antes de los centros bilingües en la Comunidad, se han solicitado 10.531 acreditaciones, de las que se concedieron el 69 por ciento, hasta las 7.267, de las cuales 4.966 se concedieron al cuerpo de Maestros y 2.301 al de Profesores de enseñanzas medias y FP.

La Consejería de Educación saca una convocatoria anual para obtener la acreditación entre los meses de octubre y noviembre y que se resuelve entre los meses de febrero y marzo, poco antes de que tenga lugar el concurso de traslados para que los docentes que lo deseen puedan optar a una plaza en un centro bilingüe. Una vez que se alcanza esa acreditación, explicó, el docente lo tiene para siempre, según informa Ical.

Dentro de la revisión del modelo de bilingüismo la consejería también baraja la posibilidad de incrementar significativamente el número de colaboradores internacionales y la acreditación competencial de los alumnos que finalizan la Educación Secundaria Obligatoria. Entre las posibles opciones, estudia llevar a cabo una prueba externa específica vinculada a las Escuelas Oficiales de Idiomas.