Sus solidarias señorías

Agencias-SPC
-

La Mesa de la Cámara Baja decide mañana la fórmula jurídica para que las dietas por vivienda de los diputados pasen a la Sanidad mientras Vox donará lo que percibe su grupo, 236.000 euros

Sus solidarias señorías - Foto: Chema Moya

Los políticos, tan criticados desde siempre, tienen su corazoncito. O eso parece con la tragedia que asola España en forma de coronavirus. Y es que el pasado jueves la CUP le propuso formalmente a la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, retirar la dieta de vivienda -también llamada de desplazamiento- de los diputados que tienen su residencia fuera de Madrid, que es de unos 1.900 euros al mes para donarlo a la Sanidad pública. Yes que no tiene razón de ser que los parlamentarios, confinados en sus casas, perciban un dinero por un techo bajo el que no están. Por eso la Mesa votará, previsiblemente, que sí mañana.
Justo ese mismo día, el diputado socialista y exalcalde de San Sebastián Odón Elorza renunció a título individual a lo que iba a percibir. Y ya por la noche, el líder de Vox, Santiago Abascal, dejó en Twitter este mensaje: su partido donará íntegramente la subvención de marzo y abril a asociaciones de víctimas del coronavirus, exigiendo que «se abra el Congreso». No es una cantidad pequeña, ya que el montante asciende a 236.000 euros. De momento, no ha habido ningún partido que haya sido tan generoso, pero todo puede pasar esta semana. 
Y es que tras la iniciativa de la CUP de destinar ese plus de vivienda a la Sanidad pública, otras formaciones, como fichas de dominó, le secundaron, salvo Vox, que entiende que sus diputados de fuera de Madrid tienen que pagar los alquileres de sus pisos en la capital de España. 
Así las cosas, teniendo en cuenta que el clamor popular ha llegado a las puertas del Hemiciclo, la socialista busca una fórmula jurídica en la Mesa para invertir el ahorro derivado de la suspensión de la actividad parlamentaria.
Lo que pretende la catalana es que se cuantifique el dinero que ahora mismo, con la actividad suspendida y con apenas desplazamientos de los diputados, se está ahorrando. Por ello, pidió a la Secretaría General del Congreso «una estimación mensual» de ese ahorro, en concreto, de «las cantidades dejadas de gastar como consecuencia de la emergencia sanitaria».
Conviene recordar que el pasado 12 de marzo la Mesa del Congreso decidió, tras acordarlo la Junta de Portavoces, la suspensión de la actividad parlamentaria hasta que las condiciones permitan su levantamiento. Entonces habían trascendido casos de contagio en algunos diputados, como Javier Ortega Smith, de Vox, o Ana Pastor, del PP. Se han celebrado desde ese día dos Plenos, el 18 y el 25 de marzo, éste último para, entre otros asuntos, autorizar la prórroga del estado de alarma. A esas sesiones fueron unos 40 diputados, que aparte de la asignación constitucional común para todos de más de 2.900 euros brutos al mes, cobran una serie de indemnizaciones y ayudas para que puedan ejercer el cargo con garantías.
El Congreso abona a los diputados de fuera de Madrid más de 1.900 euros para que cubran los gastos que les suponga residir en la capital cuando hay actividad parlamentaria -muchos prefieren alojarse en hoteles y utilizar transportes públicos -les salen gratis- desde sus ciudades; a los que residen en la Comunidad de Madrid la Cámara les paga más de 900. Pero ahora, en pleno estado de alarma, la inmensa mayoría de diputados de fuera de la capital no está viajando.
Las fuentes de la Presidencia explican que, acabado el mes de marzo, «se puede hacer el cálculo de estas cantidades que la Cámara se habría ahorrado por la reducción de sus actividades presenciales».


Transferencias

Batet, experta en Derecho Público, quiere saber cuál es esa cantidad y buscar una fórmula jurídica que «permita transferir dichas cuantías ahorradas y destinarlas a la lucha contra el coronavirus».
«La presidenta del Congreso no puede decidir sobre el abono de las retribuciones de los diputados porque, a diferencia de otros parlamentos»», no están ligadas a la asistencia a las sesiones, recuerdan las fuentes. En el Congreso no se pagan dietas.
Pero Batet se compromete a estudiar las iniciativas que le transmitan los grupos, añaden. Algunos, con independencia de lo que decida la Mesa, ya han decidido hacer donaciones el PSOE, el PP, Ciudadanos y EH Bildu. 
En el caso de los liberales se quiere que sean a título individual mientras los populares, los socialistas y el resto de grupos, salvo alguna excepción, de una forma generalizada. 
Ahora falta por ver cuánto dinero recauda la Sanidad pública gracias a la generosidad de sus señorías, que parece que se acercan de este modo a los españoles.