La Junta rematará la restauración de la colegiata antes de fin de año

M.J.F. / Briviesca
-

Destinará 168.000 euros a la consolidación de la capilla del sagrario y a otras mejoras. El proyecto se adjudicará en un plazo máximo de 8 semanas y las obras durarán 4 meses

Las visitas guiadas al monumento, puestas en marcha hace menos de un año, seguirán realizándose. - Foto: M.J.F.

La Junta de Castilla y León eleva de 100.000 a 168.000 euros la inversión que tiene previsto destinar a las nuevas obras de restauración de la colegiata de Santa María (Bien de Interés Cultural) que afectarán a la estructura de la deteriorada capilla del sagrario y a otras zonas del monumento. Así lo confirma el delegado territorial, Baudilio Fernández-Mardomingo. El proyecto ya se encuentra redactado y las obras se adjudicarán a través de un procedimiento negociado «no más tarde de junio», en palabras del propio delegado.
El plazo de ejecución es de cuatro meses y las obras empezarán y acabarán dentro de este año. Los trabajos previstos en la capilla del sagrario tendrán como objetivo consolidar las uniones de los paramentos exteriores y también de los interiores. El alcalde, José María Ortiz, señala que  «en principio se van a poder conciliar las visitas y las obras» y apunta que las obras inaugurarán con un gran concierto de órgano.  «El órgano de Santa María es el tercero mejor de la provincia seguido del órgano de la Merced y el de la Catedral y lo vamos a restaurar entre la Parroquia y el Ayuntamiento», indica. El párroco, Julián Galerón, considera que con estas nuevas obras, el templo quedará listo para su reapertura tanto al público como al turismo. No obstante, explica que quedarían algunas otras mejoras por hacer en el monumento como completar el adecentamiento de los suelos, limpiar sus nueve retablos, actuar en las torres del campanario y restaurar el órgano. En 2015, la Parroquia decidirá si la colegiata se abre de forma puntual para eventos y oficios religiosos especiales o todos los veranos como hace décadas. No en vano, se la llamaba la ‘iglesia de verano’.
También la Parroquia tendrá que tomar una decisión sobre la transformación de la antigua sacristía en un museo de arte sacro. El templo de Santa María ha permanecido cerrado dieciocho años y durante ese largo paréntesis ha sido objetivo de numerosas reformas cercanas al millón de euros. Buena parte de la inversión ha sido aportada por la Junta de Castilla y León aunque también ha habido donaciones particulares de briviescanos, fondos parroquiales y dinero del Ayuntamiento.
Las mejoras acometidas han afectado a cubiertas y fachadas. Las últimas obras se realizaron en 2013 y consistieron en mejoras exteriores en tejados y muros para eliminar humedades y también en intervenciones interiores como retirada del suelo de tarima y saneamiento de zócalos, pilares y paredes. Desde hace un año, el templo ha entrado a formar parte del paquete de monumentos visitables que oferta la Oficina Municipal de Turismo. La colegiata presenta una amalgama de diversos estilos arquitectónicos. El edificio que ha llegado a nuestros días sustituye a uno gótico, del siglo XIV, del que quedan algunos restos. La fábrica presenta fases constructivas de los siglos XV, XVI y, fundamentalmente, XVII y XVIII. De finales de este último siglo (1788-1792) es la monumental fachada neoclásica.  La iglesia, declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1982, fue la primera colegiata histórica de la Diócesis de Burgos.