scorecardresearch

Lacalle: "Se perdió una oportunidad histórica de haber transformado una zona de la ciudad que lo necesitaba"

M.L. Martínez (ICAL)
-

Asegura que él nunca paralizó las obras del Bulevar, sino que hubo "un impedimento físico" para hacerlo y apunta responsables: "quien tenía que actuar a nivel de Cuerpos y Fuerzas en materia de seguridad ciudadana no lo hizo"

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Javier Lacalle (Burgos, 1969) manifiesta su deseo de que el presidente Juan Vicente Herrera siga siendo el candidato del PP a la Presidencia de la Junta en las próximas elecciones, al entender que ni el partido ni la Comunidad pueden desaprovechar su potencial político. En esta entrevista, concedida a la Agencia Ical, asegura que él no paralizó las obras de Gamonal y mantiene que los responsables de garantizar la seguridad ciudadana no estuvieron a la altura de las circunstancias. Mientras se centra en proyectar el potencial industrial de la ciudad en unos días en los que ha primado el apoyo a Campofrío, sigue defendiendo como pilares estratégicos la industria, la gastronomía, la cultura y la promoción de la ciudad en el exterior, que tendrá como uno de sus platos fuertes en 2015 la presencia durante tres días de la Vuelta a España.

En pocos lugares como en Burgos la protesta ciudadana ha cristalizado de forma tan violenta. ¿Qué ocurre aquí para que se haya producido esto?

No hay nada nuevo que no se conozca y tampoco hablo de cristalizar nada. Es un grupo radical de unas pocas decenas que tenemos en Burgos desde hace muchos años, unos de Gamonal y otros no, y que utiliza cualquier excusa o motivo para trasladar ese radicalismo y ése es el que vimos en su día, acompañado de una difusión mediática que nada tenía que ver con una obra de ámbito local, y tuvo la difusión que todos conocemos.

En la protesta, con independencia de la violencia, sí que se visualizaba un poso de descontento ciudadano

Había algunas personas que discrepaban de ese proyecto participativo que estaba consensuado después de multitud de reuniones con 22 de 23 asociaciones del entorno. Es muy respetable y lógico que algunas personas discreparan y otro número de gente muy relevante lo apoyaran. Al final, se perdió una oportunidad histórica de haber transformado una zona de la ciudad que lo necesitaba. Lamento que algo que hubiera beneficiado a los vecinos del entorno solo se haya hecho en parte. De esta parte están encantados. La pena es no poder haber hecho la totalidad.

Más allá del caso concreto, ¿cómo percibe el estado de ánimo de la gente?, ¿está afectando a la gestión municipal o no?

De la gestión municipal me remito a los datos de las últimas encuestas, que dicen que es percibida bien o muy bien por más de la mitad de los ciudadanos. La satisfacción es que los burgaleses valoran especialmente el trabajo que se hace en el Ayuntamiento y más en época de crisis o dificultad, en la época más complicada de toda la etapa democrática. El cariño que se percibe de la gente es extraordinario y la percepción de cómo se está trabajando desde las administraciones lo valoro muy positivamente y coincide con las últimas encuestas que se han publicado.

Analizando lo ocurrido, ¿dónde percibe que está la mecha, la chispa y el acelerador de este incendio?

Grupos o personas así existen… No es que me resigne pero qué se puede hacer. Es la vida misma. Esto es algo ligado a la historia de la humanidad. Afortunadamente, es una inmensa minoría. Lo que hace falta es que el Estado de Derecho actúe con sus medios. La actuación de seguridad ciudadana en enero fue bastante deficiente y en otro caso, el último contra las obras de remodelación de la plaza de toros, ha sido sobresaliente. Nada tiene que ver la actuación y la obra va avanzando conforme a los plazos previstos.

Remontándonos a Gamonal, ¿hay alguna lección que haya extraído de lo ocurrido?

La principal lección, ver cómo algunos son capaces de manipular la información sobre un proyecto que todo el mundo ha entendido como positivo, de mejora y que, sin embargo, se trató de manipular desde el primer momento. Y que esa manipulación ha conseguido que algunas personas entendieran que ese proyecto podría ser negativo, no por el propio proyecto sino por la información sesgada o falsa que se estaba dando. Es una pena cómo algunos son capaces de manipular una información para conseguir atraer personas afines a sus planteamientos.

¿Actuaría ahora de la misma manera que entonces o cambiaría alguna de las decisiones que tomó?

¿Y qué es lo que se puede cambiar? No, no, no. Absolutamente nada. Los pasos son hacer un proyecto que hemos comprometido todos los grupos municipales. Redactar el proyecto en el que participaron decenas de colectivos y cientos y cientos de personas con charlas, exposiciones, reuniones y, a partir de ahí, plasmarlo para mejorar esa zona que lo necesitaba y que lo seguirá necesitando durante varios años o décadas. Eso fue todo. A partir de ahí, un grupo radical que emplea la violencia para que eso no se haga e, incluso, trasladando información sesgada y falsa para atraer adeptos a esta causa. Y, sobre todo, claramente detrás, haberlo utilizado como excusa para otro tipo de intereses políticos que nada tienen que ver. Al final, por esos intereses políticos se dejó de hacer una actuación que hubiera beneficiado a todos los vecinos del entorno. Por eso, cambiar, absolutamente nada. Hubo iniciativa para hacer un proyecto, diálogo y participación como nunca antes. Esta es la realidad. Cambiar nada. Lamentar, que muchos vecinos del entorno no se podrán beneficiar de esas mejoras que se iban a realizar con recursos y el esfuerzo del resto de burgaleses.

¿Cree que quedó en una posición de debilidad por la marcha atrás?

Yo no he paralizado nunca esas obras. Hubo un impedimento físico para poderlo realizar. Nunca hemos paralizado.

Pero se abandonó el proyecto…

No se paralizó. Se hizo por una imposibilidad física de poderlo realizar. Hubo una imposibilidad física por parte de a quien correspondía garantizar esa seguridad.

¿Temió que le pudiera pasar factura y dejar en debilidad para lo que resta de legislatura?

Todo lo contrario. Con más fortaleza que nunca. Lo que tiene que hacer un alcalde es intentar mejorar su ciudad y es lo que hemos conseguido: transformar una ciudad. Nada tiene que ver Burgos con lo que era hace unos años. Una de esas actuaciones no se pudo ejecutar por una inseguridad para poderlo llevar a cabo.

Dio la sensación de estar muy solo en aquel conflicto. ¿Echó en falta el apoyo de alguien o de alguna institución en concreto?

No. El apoyo fue total e incondicional en todos los niveles, local, regional y nacional. También en el orden del partido, con la propia secretaria general al frente. A partir de ahí, cada uno tenía que actuar y corresponder según su ámbito competencial, y en aquel momento quien tenía que actuar en el nivel de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en materia de seguridad ciudadana no lo hizo y dejó mucho que desear. Allá cada uno con sus responsabilidades. Al final, eso imposibilitó que se pudiera hacer la actuación.

¿Temió que los problemas se reprodujeran con las obras de remodelación de la plaza de toros?

Ha sido el mismo grupo radical que estuvo en su día. Y a las pruebas me remito. El PP ganó por primera vez en el barrio de Gamonal en las pasadas Elecciones Europeas. Dice mucho del sentir general. Hay que diferenciar la opinión general y el de un grupo radical que utiliza cualquier obra o proyecto para sus fines. Como en todo, hay gente a favor y en contra. Intentamos hacer lo que es positivo para la ciudad y demanda la mayoría de los ciudadanos. En este caso, la actuación la lleva pidiendo desde hace décadas. Un recinto cubierto para hacer cosas los doce meses del año, que tiene el apoyo según una encuesta que hicimos, del 87 por ciento de la ciudadanía, y fue el mismo grupo radical que planteó una serie de acciones violentas que no podemos compartir. Los mismos que estuvieron en la otra protesta y que los conocemos todos en esta ciudad.

¿Qué ha cambiado para que no fuera así?

Que ahora sí que ha habido una actuación por parte de quien son los responsables de garantizar la seguridad ciudadana y entonces no la hubo. Ese es el gran cambio. Una actuación importante, seria y muy profesional. Eso se echó en falta en su momento.

¿Y en la percepción de la gente?

Esto ha servido para que la gente se dé cuenta de que se trata del mismo grupo radical que en el proyecto anterior. Si para algo ha servido es para dejar más en evidencia a este grupo radical que utiliza esto o cualquier otra cuestión para conseguir otros fines claramente políticos. Lo que establecían las convocatorias era el poder destruir al alcalde.

El incendio de Campofrío ha supuesto un nuevo golpe en el ánimo de los burgaleses. ¿Se ha sentido respaldado en sus decisiones por el resto de fuerzas políticas?

Han ido respaldando las iniciativas que el equipo de gobierno hemos ido tomando, como entiendo que no podía ser de otra forma. Soy optimista porque los burgaleses somos tremendamente agradecidos y todos han sentido como propio este accidente. Y lo mejor es que estamos consiguiendo lo que pretendíamos desde el primer momento, que es que los trabajadores quedasen en buenas condiciones y dignas para esta travesía por el desierto, y que la nueva fábrica se construya en Burgos. Asimismo quiero expresar mi agradecimiento a Herrera porque unos hemos dado más la cara, y otros han estado trabajando por detrás, con sus gestiones que han sido un trabajo espectacular.

La celeridad con la que se ha trabajado en este asunto demuestra que si existe voluntad política los plazos se acortan y las facilidades se hacen evidentes. ¿Obligaría a cambiar procedimientos municipales y autonómicos para que otras empresas que quieran instalarse puedan tener las mismas facilidades? ¿Se hará?

Esas decisiones son las mismas que tomaríamos si mañana se presenta un proyecto industrial para Burgos. Si se sienta un inversor de las medidas de Campofrío se las aplicaríamos. Llegan pero más discretos, pero, si fuera así, automáticamente licencia de obras y bonificación del 95 por ciento, y serían varios millones de euros menos los que tendría que gastar.

Pero los empresarios se quejan de una tardanza…

Un Ayuntamiento está limitado en este punto y los plazos deben cumplir la ley. Tratamos de agilizarlo al máximo y priorizarlo pero los plazos son legislación. Con el caso de Campofrío, se actuará cuando se presente el proyecto de la nueva factoría. Ya dijimos que íbamos a contribuir con determinados gastos de la nueva fábrica y por eso comprometimos más de 11 millones de euros, de licencia e impuesto de construcciones. En el primer trimestre del año, cuando se presente el proyecto, tomaremos ese acuerdo por interés general. Además, IBI e IAE tendrá bonificación durante los siguientes años. Eso es importante desde el punto de vista económico para la empresa.

¿Está tranquilo con los plazos y el empleo de la nueva planta de la industria cárnica?

Estoy más convencido que nunca y con un optimismo total y absoluto. Lo tenía el primer día y ahora mucho más. Si nos dicen hace un mes que cuatro semanas después iban a estar las máquinas desescombrando aquello no nos lo creemos. Conozco lo que avanzan, hablamos casi a diario, y me consta el trabajo que están haciendo. Se están volcando. El avance es extraordinario. Vamos a agilizarlo entre todos para que sea una realidad a finales de 2016. Será la empresa cárnica más competitiva a nivel mundial y será bueno para Burgos. Positivo por los puestos de trabajo y por la actividad económica y cuando se esté construyendo, con una inversión de casi 200 millones en dos años, será una inyección económica en el sector constructivo importante que generará riqueza para la ciudad.

¿Tiene un lugar preferido para su ubicación?

Que sea en el término municipal de Burgos. El lugar concreto es algo secundario sobre la decisión principal. Poder hacer algo en Villalonquéjar sería bueno por su atracción y dinamización en esa zona pero lo importante es que se haga en Burgos.

Precisamente, la venta de Burgos como una ciudad atractiva para la industria es uno de los ejes de su gestión municipal. Beneficios fiscales, promoción... son suficientes para el asentamiento de nuevas industrias. ¿Podría adelantar cuántos proyectos industriales tiene en cartera?

El momento es complicado, aunque estamos viendo un cierto movimiento. Estamos en el año de la industria, con la conmemoración de los 50 años del Polo de Desarrollo. Burgos es líder en el ámbito industrial de Castilla y León con el 26 por ciento de tejido industrial, con un valor de diversidad de la industria que no pasa en la siguiente provincia industrial, que es Valladolid, con el 21 por ciento de industria. Hay un monstruo, como Renault, pero muy centrado en el sector automoción, con lo que eso implica y con lo que vimos que pudo haber pasado. Lo bueno nuestro es que tenemos los huevos en varias cestas. Metal, agroalimentación, química, automoción… es una garantía cuando llegan momentos difíciles. Ése es uno de los grandes valores de la ciudad. El tejido industrial depende además mucho del exterior y nos da un poder extraordinario en competitividad. Hemos hecho un Plan Estratégico en coordinación con FAE y Cámara de Comercio con ayudas, incentivos, mejora de polígonos…En ello estamos y apostaremos por ello en 2015.

¿Qué puede adelantar de este Plan Industrial?

En 2015 marcaremos un antes y un después en política industria, con actuaciones muy concretas que vamos a lanzar en los próximos meses. Ya hemos hecho nueva normativa y política fiscal para atraer nuevas empresas. El pasado verano tomamos acuerdos pioneros para atraer inversiones con ventajas fiscales. Aparte hemos reducido el precio del metro cuadrado en Villalonquéjar en hasta un 40 por ciento. Además, la mejora de los polígonos con proyecto de 25 millones de euros en seis anualidades con 4 millones de euros el próximo año para urbanización y asfaltado, y también reforzar lo que es la presencia de Burgos en el exterior. Los primeros meses del año iremos a Madrid y a distintos lugares para vender el potencial industrial de Burgos. Soy optimista. Tendremos más empresas pero ahora hay que ser muy prudente porque conocemos la dificultad de las empresas. Ahora estamos con los pies en el suelo y somos tremendamente realistas.

¿Echa en falta más apoyo de las instituciones en este objetivo de ciudad? ¿Cree que Castilla y León tiene los instrumentos suficientes para llevarlo a cabo?

La Junta está apostando decididamente por tejido industrial de Burgos. De hecho, es la provincia en la que más aportaciones económicas ha habido en los últimos años. Vi los datos recientemente con el consejero Villanueva. Este es un dato cierto y real.

En este punto siempre miran con recelo a Valladolid. ¿El alcalde de la ciudad cree que se privilegia a Valladolid en este asunto?

El recurso victimista que algunos emplean está muy bien cuando se corresponde con base real. Cuando vemos datos objetivos de apuesta y colaboración con esas empresas como yo he visto hay que ser realistas, y la Junta está haciendo un esfuerzo en el tejido industrial de Burgos relevante y el más importante en Castilla y León. Es verdad que hay un lunar que se llama Parque Tecnológico. Me consta el trabajo decidido de la Consejería de Economía, pero es verdad que problemas importantes de tipo judicial han dificultado toda la gestión y esperamos que se puedan solventar cuanto antes para que sea una realidad lo antes posible. En cuanto al Parque de Proveedores, es decisión de una empresa privada no de la Junta. Nosotros tenemos que mirarnos a nosotros mismos en lugar de pensar lo que otros hagan en otras ciudades. Es verdad que hay agravios comparativos pero no en este asunto. Lo que sí hace daño a Burgos son las ventajas fiscales por su proximidad con la comunidad autónoma vasca.

Debe ser el único que no piensa eso de Valladolid…

Es muy típico decir que a Valladolid se le trata mejor pero no habrá habido una ciudad con dos inversiones tan grandes como en el nuevo Hospital y el Complejo de la Evolución Humana. Creo que no hay nada que envidiar. Tenemos que pensar en nosotros mismos. Somos nueve provincias y siempre pueden darse casos. Pero si algún responsable político local hace apreciaciones muy concretas desmereciendo lo que se hace en otros lugares pues respondemos. A Javier León de la Riva yo le he respondido cuando se ha salido. Creo que es un buen alcalde pero cuando se sale de su competencia municipal tenemos que responder.

La promoción cultural, gastronómica y el turismo es otro de los ejes. Pero se trata de materias en las que continuamente se debe innovar. ¿Qué planes tiene en este sentido? ¿Se plantean optar por otras nominaciones que proyecten nacional e internacionalmente la ciudad?

Cultura, gastronomía y turismo es un eje fundamental (promoción de Burgos en el exterior) de los cuatro que han centrado el gobierno municipal en esta legislatura. Los otros tres han sido normalizar la situación económica rebajando la deuda a la mitad (de 211 a 103 millones), la prestación de servicios públicos de calidad y las mejoras en la ciudad con nuevas dotaciones. En cuanto a la proyección exterior, Burgos es líder de turismo en Castilla y León, según los datos del Boletín de Coyuntura Económica de la Junta. Entre 1,5 y 1,6 millones de visitantes al año, de los cuales un tercio duerme, al menos, un día en Burgos. Patrimonio, con la protección del centro histórico de Burgos que decidió UNESCO en los últimos meses; historia y lengua pero con la Capital Española de Gastronomía, ésta es ya uno de nuestros valores. Burgos será la provincia protagonista de la Vuelta a España, ya que estará aquí tres días en septiembre y moverá a 2.300 personas cada día que dejarán más de un millón de euros directos, más lo indirecto. En cuanto a la promoción de Burgos en exterior, hemos ido a Bruselas a vender Burgos como ciudad de congresos y en febrero se irá a Frankfurt. En estos momentos, un tercio de turismo extranjero que viene a Castilla y León viene a Burgos.

En cuanto a los ingresos que prevén para 2015, incorporan como novedad la posibilidad de generar 7 millones de euros de beneficio a través de la enajenación de algún patrimonio o inmueble de la ciudad. ¿Cuáles son estos bienes que se pondrán en el mercado a través de un concurso público que se convocará este mes?

Se pondrán a venta edificios, suelo terciario, industrial… Son cuatro grandes edificios. Uno en la calle Aranda de Duero, luego parcelas residenciales y terciario en superficie comercial en zona Gamonal. Hemos detectado que al cabo de los tiempos comienza a haber algún tipo de interés por esos inmuebles que hasta hace tiempo no lo tenían. Nos permitirá tener ingresos con los que no hemos contado en 2014, 2013, ni en 2012.

Vayamos a la política. Dice que una decisión como la de repetir hay que consultarla con el partido y con la familia, ¿qué le pide el cuerpo?

Lo que hacemos todos, disciplina en los tiempos, será en febrero. Claro que se pasa por la cabeza pero no más de tres segundos porque hay que seguir trabajando. Yo estoy trabajando muy a gusto y recibiendo más cariño que nunca de los burgaleses. Ahí me quedo. Ese es el momento actual.

Diga lo que diga, estar sólo una legislatura como alcalde se vería como un fracaso, ¿es consciente de ello?

Eso depende de las circunstancias de cada uno. He pasado por concejal, portavoz, teniente de alcalde. A mí no me importa cómo se entienda si cuatro años son o no un fracaso porque miro si es lo mejor para la ciudad, el partido y mi esfera más particular. Llevo con responsabilidades desde el año 2003, tiempo importante para realizar iniciativas y proyectos. Pero repito, llegará febrero y veremos lo que pide la mayoría de la gente, el partido y lo que opinan dentro de casa.

En cuanto a Herrera, no le pido muchas reflexiones porque se trata de una decisión personal de él, pero sí que haga una apuesta: ¿seguirá o no seguirá?

No lo sé. Ha sido el mejor presidente y lo está siendo en estos catorce años. Lucas hizo un extraordinario trabajo pero el cariño y la realidad es la que es. Le veo con ilusión, con fuerza y ganas pero sabiendo que es una Comunidad muy complicada con nueve provincias. Desde el punto de vista egoísta, porque es bueno para el partido y para la Comunidad, sería bueno que repitiera. Desde el punto de vista personal, es una decisión que habrá que respetar. Es lo que me gustaría, pero seré el primero que esté a su lado y le dé un abrazo si decide no ser candidato. Desde el punto de vista de responsable político, si no continuara no se puede perder a una persona como Herrera. Espero que no cumpla lo de irse a su casa. No nos podemos permitir el lujo de verle en la iniciativa privada de momento. Con su potencial y capacitación tiene que dar mucho juego al ámbito público de esta Comunidad o de otro sitio pero comprometido en el ámbito público. Sería una pérdida muy importante. Autonómica, nacional… tiene que dar mucho juego en el ámbito público institucional.

Desde diversos ámbitos, especialmente el portavoz de la Junta en un artículo de prensa, se ha insistido en la necesidad de abrir el PP: se ha hablado de la posibilidad de primarias, de listas abiertas.... ¿Está de acuerdo en que el PP podría celebrar primarias u otro tipo de fórmulas más participativas?

No me parece mal. Estoy convencido en lo que vamos a terminar todos los partidos. Tenemos hoy un comité electoral y es una fórmula factible. Que mañana se decide que sea elección directa, me parece bien. Será en el medio plazo convencido de que todos partidos elegirán este mecanismo. Tan respetable es el sistema del PP con comité electoral como primarias que en algunos casos son adulteradas.

¿Qué le parece la posibilidad de limitar los mandatos de los cargos públicos?

Es un viejo debate. Como todo, con sus pros y sus contras. No me parecería mal pero dependería de los casos. A una persona puede hacérsele un mundo una legislatura y para otras, tres legislaturas entraría dentro de lo racional. Dependería de capacidades y condiciones. No tengo una posición cerrada.

En cuanto a la percepción de corrupción que existe en la calle, ¿cree que el PP no tiene nada de lo que arrepentirse?

Claro que hay cosas de las que arrepentirnos, situaciones muy complicadas y graves. Lo ha dicho el presidente en más de una ocasión: pedir disculpas a los ciudadanos. El PP como el PSOE y otros tenemos muchos acontecimientos o actuaciones puntuales de las que hay que arrepentirse y nos dan vergüenza determinados comportamientos. Nos han hecho mucho daño, especialmente, en tiempos de crisis y familias pasándolo mal. Es igual de grave la corrupción en bonanza que en crisis, pero la percepción no es la misma. Cuando lo están pasando mal, ver cómo alguno se lo lleva crudo con cuentas en Suiza…

¿Y cree que ha obrado con diligencia para dar respuesta a situaciones de personas importantes del partido que están imputadas o en la cárcel?

Es muy difícil. La casuística es diferente. Estar imputado es ir a prestar declaración asistido con un abogado aunque esta palabra es maldita, y no es procesado sino que es condenado ya. No se puede generalizar. En general, sí ha habido respuesta pero hay casos y casos. En unos ha podido ser rápida y en otros igual se ha tardado un poco más.

La percepción de que se acaba el bipartidismo y de que formaciones como Podemos y también UPyD o Ciudadanos puedan tener un papel en los próximos gobiernos autonómicos y municipales, ¿le preocupa?

No me preocupa lo más mínimo. Son épocas y momentos. Los ciudadanos son soberanos. Que haya más partidos con más apoyo social, en ese sentido, no me preocupa lo más mínimo. Luego vendrá la forma de gestión. En coalición hay sitios en los que se ha hecho bien y en otros se ha hecho mal porque ha paralizado la ciudad como pasó aquí de 1999 a 2003 con el PSOE, por lo que estamos vacunados para años. En cuanto a Podemos, si no han empezado a gobernar y vemos algunas corruptelas… Los que van de garantes de la libertad y la igualdad, no sé si eso ofrece nuevas garantías. Planteamientos utópicos fracasados totales en otros países que ellos toman como modelo es lo último que necesita este país. Están haciendo lo que mucha gente que lo está pasando mal quiere oír. PP, PSOE, IU… nos podremos equivocar pero un planteamiento utópico y generalista como está haciendo Podemos... Si algún día tuvieran posición de intervenir en algún gobierno sería preocupante.

Finalmente, ¿qué le pide al nuevo año?

Ha sido un año duro y complicado pero me siento muy satisfecho. Lo que hemos conseguido ahí está y eso lo valoran los ciudadanos, porque hay una percepción de cariño y apoyo de los burgaleses. La petición para el próximo año: empleo, empleo y empleo. Todo lo demás queda supeditado a que haya más familias con nómina a final de mes.