scorecardresearch

Cuando el AVE se esperaba para 2013

H. Jiménez
-

'Todo el trazado entre Valladolid y Burgos está en obras desde hoy', titulaba este periódico el 17 de julio de 2009. Una década después, la alta velocidad aún no conecta las dos capitales

Cuando el AVE se esperaba para 2013

Se acabaron las fases preliminares y empieza la hora de la verdad. A partir de esta mañana se considerará oficialmente que todo el trazado de la línea de alta velocidad entre Valladolid y Burgos se encuentra en fase de obras aunque las máquinas aún no estén trabajando sobre el terreno.

Según ha podido saber DB, la sesión de hoy del Consejo de Ministros incluye en su orden del día la orden al Ministerio de Fomento para que licite la construcción de la plataforma ferroviaria de los dos subtramos que quedaban pendientes: el Quintana del Puente-Villodrigo (que parte de Palencia pero afecta al término municipal de la localidad burgalesa de Revilla Vallejera) y el Estépar-Burgos, que discurre íntegramente por territorio provincial.

Ambas exigirán una inversión conjunta de 158 millones de euros (66,5 para el QuintanaVillodrigo y casi 92 para el Estépar-Burgos) pero los plazos de ejecución están diferenciados, pues el pr imero de los tramos tardará 30 meses y el segundo 32. Con esta última salida a concurso, toda la línea entre el nudo norte de Valladolid y la variante de Burgos (ya en ser vicio) se encuentra en fase de obras en ejecución, licitadas o ejecutadas.

Por el momento la parte donde ya se está trabajando se ciñe a las provincias de Valladolid y Palencia mientras las que están más retrasadas, aunque solo es cuestión de unos meses, pertenecen al norte palentino y a la provincia de Burgos.

El Gobierno se ha resistido siempre a ofrecer previsiones exactas sobre la llegada de la alta velocidad a la capital burgalesa, pero a tenor de los plazos que empiezan a vislumbrarse parece razonable hablar de, al menos, un periodo de cuatro años.

A las obras de plataforma que ya han comenzado y que en algunos casos se irán hasta los 3 años habrá que sumar la colocación de las vías, la señalización y la electrificación, tareas que sumarán con casi toda seguridad un año más a los cálculos. Las previsiones, por tanto, podrían establecerse a partir del año 2013 para la conclusión de la línea Valladolid-Burgos. La continuación de la infraestructura hacia V itor ia va más retrasada y habrá que esperar al menos un par de años `extras' para verla totalmente concluida.

 

TÚNELES Y VIADUCTOS

Entre los elementos singulares que incluyen los dos tramos que se licitarán a partir de ahora destacan la presencia de viaductos y túneles. El subtramo Quintana del PuenteVillodrigo discurre por los términos municipales de la localidad de origen, Palenzuela y Villodrigo, en la provincia de Palencia, y Revilla Vallejera perteneciente a Burgos. Los principales elementos que habrá que ejecutar serán tres viaductos sobre el río Arlanza, la autovía de Castilla  y el arroyo Madre, pero también habrá que salvar el ferrocarril Madrid-Hendaya con una pérgola y se constr uirá un puesto de adelantamiento de trenes en Revilla Vallejera.

Por su parte, entre Estépar y Burgos lo más destacado será la excavación de un túnel en el paraje de las Calbezadas con más de 900 metros de longitud, y también habrá que levantar un viaducto sobre el río Arlanzón. Toda la línea de alta velocidad Valladolid-Burgos consistirá en una doble vía con ancho internacional preparada para alcanzar velocidades máximas de hasta 350 kilómetros por hora, aunque los tiempos de viaje finales dependerán sobre todo del tipo de tren que opere sobre ella.

 

CON MÁS DETALLE

Inversión gigantesca: El Ministerio de Fomento sitúa la inversión total estimada para las obras de plataforma de la nueva línea en más de 3.000 millones de euros, aunque las cifras podrían variar notablemente a medida que avancen las distintas fases y se revisen los presupuestos iniciales.

Recorte de distancias: Sin incluir los accesos a las respectivas capitales, el AVE entre Valladolid y Vitoria disminuye los kilómetros de recorrido ferroviario pasando de los 244,8 actuales a 221,5.

Con ayuda europea: Los estudios y proyectos de la alta velocidad han recibido durante los últimos años fondos europeos que se ampliarán con el inicio de las obras de construcción de cada tramo.

Hacia el norte: El tramo Burgos-Vitoria está más retrasado pero todos sus tramos están ya en fase de redacción de proyecto. El compromiso del Ministerio de Fomento es que sus obras comiencen antes de que termine la actual legislatura, en 2012.

Un año de avances: Desde el comienzo del presente ejercicio, el AVE ha vivido un enorme impulso. habrá que sumar la colocación de las vías, la señalización y la electrificación, tareas que sumarán con casi toda seguridad un año más a los cálculos. Las previsiones, por tanto, podrían establecerse a partir del año 2013 para la conclusión de la línea Valladolid-Burgos. La continuación de la infraestructura hacia Vitoria va más retrasada y habrá que esperar al menos un par de años `extras' para verla totalmente concluida.

 

*Este artículo fue publicado en Diario de Burgos el 17 de julio de 2009