500 dudas del español

Javier D. Bazaga
-
500 dudas del español

El Instituto Cervantes presenta una obra con las preguntas más habituales de los hispanohablantes sobre el castellano, como extranjerismos, pronunciación o significado

¿Es correcto escribir los extranjerismos como suenan? ¿Cómo se pronuncia currículum vítae? ¿Se pueden combinar el signo de exclamación y el signo de interrogación? Éstas son solo algunas de las 500 dudas que encuentran su respuesta en la obra que acaba de publicar el Instituto Cervantes. En su afán por mantener la labor de promoción y enseñanza de la lengua española, Las 500 dudas más frecuentes del español recoge las cuestiones más habituales que se  plantean a la hora de hablar, escribir, o de construir textos, por medio de una fórmula de preguntas y respuestas que lleva rápidamente al usuario a salir de dudas.
La obra fue presentada ayer en el Instituto Cervantes de Madrid y corrió a cargo de su director, Víctor García de la Concha, que aseguró que la institución sigue empeñada en estar «muy cerca de la calle, del español y de su uso correcto». «Dudar es empezar a acertar» expresó, por lo que esta guía no solo da la solución correcta, sino la más recomendable en caso de que existan varias posibilidades. También justifica normativamente ese resultado, ese uso, con lo que se consigue no solo una utilización correcta del idioma, sino «la divulgación del español».
Por su parte, la directora general de Espasa, la casa editora del trabajo, Ana Rosa Semprún, explicó que el diccionario «tiene respuestas a dudas gramaticales, ortográficas e incluso de pronunciación». Por eso es un trabajo muy coherente con el anterior libro: El uso correcto del español, subrayó.
El objetivo de este libro es ser útil a un público muy amplio, por eso se han escogido los asuntos que resultan problemáticos con mayor frecuencia. Dudas que se han seleccionado de las consultas que habitualmente realizan los hispanohablantes a través de la web del Instituto Cervantes, la Real Academia Española o la Fundeu.
«La duda es el motor de la investigación», apuntó el coordinador de los trabajos, Florentino Paredes, que explicó que la obra se estructura en cinco capítulos: asuntos generales; cuestiones sobre la pronunciación y la ortografía; sobre la gramática; sobre el léxico y el significado de las palabras; y sobre el texto. De esta forma, «nos explica cuándo se pueden utilizar determinados signos de puntuación, cómo hacer la concordancia de palabras, o si se puede utilizar la @ para referirse a los dos géneros a la vez», subrayó Paredes.

Un idioma maltratado.

El director del Instituto, que confesó que a menudo duda con los extranjerismos, solicitó al hablante que «no maltrate el español, hable bien y escriba bien», imperativos que sugirió elevar a un eslogan para una campaña sobre el uso correcto del idioma. Y como fórmula más efectiva para el uso correcto del español, pidió «lea usted más. Más libros, más libres. Más libros, más cultos. Más libros, más ricos. La lectura es la base de todo», concluyó García de la Concha.