Aumentan las familias que demandan alimentos en Briviesca

S.F.L.
-

El Ayuntamiento colabora con CEAS, Cáritas y Cruz Roja para preparar y entregar comida en 22 hogares. Ruiz de la Peña ofrece espacios de almacenaje

Los voluntarios se dedicaron a preparar las bolsas de alimentos para que los operarios municipales las entregaran. - Foto: DB

Las medidas que ha tomado el Gobierno contra el coronavirus dejan al descubierto la fragilidad de los hogares más vulnerables. En el caso de Briviesca, el porcentaje de familias que se encuentran en riesgo de exclusión social ha aumentado desde que estallase la alerta sanitaria. Trabajadores precarios sin opción de teletrabajo, los obstáculos de algunas viviendas para mantener las clases escolares online o la supresión de las comidas en los comedores escolares están en el centro de las demandas.
El Ayuntamiento de Briviesca colabora con el Centro de Acción Social (CEAS), Cruz Roja y Cáritas para evitar una emergencia dentro de la crisis sanitaria y que no se incremente la marginalidad de algunos sectores de población. Así, la Diputación hizo entrega de alimentos a dos operarios municipales de la capital burebana para repartir entre los más necesitados. Lograron almacenar productos de primera necesidad como verdura, fruta o legumbres y preparar paquetes para 22 familias briviescanas.
El reparto se llevó a cabo durante el día de ayer de domicilio en domicilio, tratando de eludir de esta manera que las vecinos salieses de sus casas. La concejala de Bienestar Social y Sanidad, Casilda Martínez, está cooperando con las distintas organizaciones como voluntaria y declara que «existen más personas en riesgo de pobreza y exclusión de las que la gente se cree». Según la información que posee, la cifra de familias necesitadas «irá ascendiendo» según avance la crisis que padece el país como consecuencia de la pandemia del COVID-19.
Ayer entregaron bolsas de comida con existencias para aproximadamente una semana pero la edil testifica que si antes de esa fecha necesitan de más alimentos, los tendrán. La mayoría corresponden  a familias de hasta siete miembros con muchos niños pero tanto el Consistorio como las agrupaciones anteriormente citadas aseguran que «el derecho básico a la alimentación no faltará a nadie en Briviesca».
Por otro lado, los productos que no otorgaron ayer los han depositado en una cámara frigorífica que la empresa briviescana Hojaldre y Bollería Ruiz ha cedido al municipio, con el fin de que la fruta, la verdura o los yogures se conserven en perfecto estado hasta que se realice la siguiente donación, en principio, la semana que viene, aunque con posibilidad de adelantarla.