Las recetas facturadas en Burgos ascendieron a 7 millones

Europa Press
-
Las recetas facturadas en Burgos ascendieron a 7 millones - Foto: EVA GARRfIDO

Esta cifra es casi un 3% más que un año antes y el gasto en medicamentos supuso más de 86 millones. En el conjunto de Castilla y León el número de recetas facturas ascendió a 52 millones y el coste farmacéutico se acercó a los 610 millones

El número de recetas facturadas por Castilla y León en 2018 ascendió a 52,77 millones, lo que supone un incremento del 1,69 por ciento y un promedio mensual de 4,39 millones, lo que representa 22,21 recetas por persona protegida y año.
Así se desprende de los datos del informe 'Indicadores de Prestaciones Farmaceúticas. Castilla y León 2018' recogido por Europa Press, en el que se analiza el consumo y la utilización de los medicamentos, el gasto farmacéutico y las aportaciones realizadas por los usuarios. En la evolución mensual se aprecia que en agosto y octubre se generó un mayor número de recetas (con más de 4,6 millones), mientras que en febrero y septiembre fue cuando hubo un menor número de recetas (con poco más de 4 millones).
Respecto al año anterior, el número de recetas ha aumentado en la mayoría de los meses, excepto en marzo (descenso del 5,24 por ciento), septiembre (descenso del 1,53), diciembre (descenso del 1,24 por ciento) junio y febrero (con un descenso que no llega al 0,2 por ciento).
Por áreas de salud, el mayor número de recetas en el año 2018 se generó en Salamanca y León, con el 14,52 y el 14,51 por ciento del total (7,66 y 7,65 millones), respectivamente. Si se compara con el año anterior, los mayores aumentos de recetas se produjeron en las áreas de Palencia (un 3,06 por ciento más) y Valladolid Oeste (3,04 por ciento), sin que se registrasen descensos en las diferentes áreas.
En concreto, en Ávila se facturaron 4,17 millones de recetas, un 0,89 por ciento más (supone el 7,9 por ciento del total); en Burgos fueron 6,94 millones (un 2,95 por ciento más, representa el 13,16 por ciento); en León el número fue de 7,65 millones, un 0,82 por ciento más (suponen el 14,51 por ciento); en El Bierzo se facturaron 3,5 millones (un 1,57 por ciento más) y un peso del 14,51 por ciento; en Palencia las recetas ascendieron a 3,57 millones, un 3,06 por ciento más (representa el 6,78 por ciento) y en Salamanca el número total fue de 7,66 millones, con un 1,51 por ciento de incremento (son el 14,52 por ciento de Castilla y León).
En el caso de Segovia, las recetas ascendieron a 2,9 millones, un 1,71 por ciento más (representan el 5,51 por ciento del total de la Comunidad); en Soria fueron 1,81 millones, un 2,56 por ciento más (son el 3,44 por ciento); en Valladolid Oeste el total fue de 4,59 millones, lo que supone un incremento del 3,04 por ciento (supone el 8,71 por ciento del total) y Valladolid Este 5,54 millones, con un incremento del 0,67 por ciento (son el 10,5 por ciento); y en Zamora las recetas ascendieron a 4,39 millones, un 0,88 por ciento más (son el 8,32 por ciento del total).
Durante 2018 se consumieron en Castilla y León 1,85 recetas por persona protegida y mes, es decir, un 2,23 por ciento más que durante el año 2017.

AUMENTO EN DOS MESES
Por meses, destaca el incremento de recetas por persona protegida y mes producido en abril, con un 9,75 por ciento. Solamente en los meses de marzo, septiembre y diciembre ha descendido este número, con un 4,76, 1,01 y 0,79 por ciento, respectivamente. El número de recetas totales por persona protegida y año asciende a 22,21.
Por áreas, destacan Ávila, Zamora y El Bierzo por ser donde se consumen más recetas por persona protegida y mes (2,21; 2,19 y 2,18 respectivamente), mientras que en Valladolid Oeste se utiliza una media de 1,48 recetas por persona protegida y mes. Con respecto al año anterior, todas las áreas de salud han tenido una variación positiva.
Las personas que más medicamentos consumen son las que tienen 75 años o más, excepto en los grupos de medicamentos antiinfecciosos para uso sistémico y en productos antiparasitarios, insecticidas y repelentes (en ambos casos la franja de edad baja al tramo de entre 15 y 44).
Como en años anteriores, hombres y mujeres siguen el mismo patrón de consumo en función de su edad, excepto en el grupo de medicamentos 'sistema genitourinario y hormonas sexuales', más utilizado por las mujeres de entre 15 y 44 años y por los hombres a partir de los 65. El grupo 'sangre y órganos hematopoyéticos' se distribuye de manera diferente en el tramo de edad de 15 a 44 años, ya que es consumido mayoritariamente por mujeres.
En cuanto al importe medio de los envases consumidos de cada grupo terapéutico, según el sexo del paciente, los que han tenido un mayor importe medio han sido el de 'varios' y 'agentes antineoplásicos e inmunomoduladores', con 105,48 y 62,96 euros, respectivamente.
Al igual que en años anteriores, por sexo, se observa que los hombres han tenido un mayor importe en todos los grupos terapéuticos, salvo en el denominado 'sistema musculoesquelético' y 'productos antiparasitarios, insecticidas y repelentes'.

GASTO FARMACÉUTICO
Por otro lado, en el informe se refleja el gasto farmacéutico, que en 2018 fue de 609,35 millones, un 2,76 por ciento más que el año anterior. En todos los meses hubo incremento del gasto acumulado, el mayor en enero.
Por meses, en agosto y octubre se superaron los 53 millones y la variación interanual ha sido positiva todos los meses excepto en marzo y diciembre, que descienden un 3,57 y un 0,18 por ciento, respectivamente.
En los últimos cinco años el gasto farmacéutico se ha incrementado un 12,6 por ciento y ha superado los 600 millones de euros en este ejercicio.
La distribución por áreas es similar a la de los últimos años, ya que la mayor parte del gasto se produce en las de León, Salamanca y Burgos, que suman el 43,7 por ciento del total de la Comunidad.
En el caso de Ávila el gasto total fue de 47,04 millones, lo que supone un aumento del 0,44 por ciento (representa un 7,72 por ciento del total); en Burgos el gasto ascendió a 86,2 millones (un 3,63 por ciento más y un 14,15 por ciento del total); en León fue de 91,6 millones, un 1,49 por ciento más (representa el 15,04 por ciento); en El Bierzo ascendió a 42,57 millones (aumentó un 2,74 por ciento y supone el 6,99 por ciento): y en Palencia se pagaron recetas por importe de 41,3 millones, un 4,84 por ciento más (supone el 6,78 por ciento).
Por su parte, en Salamanca el gasto supuso 88,16 millones, un 2,6 por ciento más (representa el 14,47 por ciento del total); en Segovia se facturaron 30,36 millones, un 2,69 por ciento más (supone casi el 5 por ciento del total); en Soria el gasto fue de 21,6 millones, un 3,68 por ciento más (supone un 3,55 por ciento); en Valladolid Oeste el gasto fue de 49,1 millones, un 4,27 por ciento más (representa el 8,06 por ciento) y en Valladolid Este de 60,72 millones (aumenta un 3,1 por ciento y casi supone el 10 por ciento de todos); en Zamora ascendió a 50,57 millones (se incrementa un 2,29 por ciento y representa el 8,3).
El gasto acumulado a diciembre de 2018, en Castilla y León, fue de 21,37 euros por persona protegida y mes, un 3,31 por ciento más que en el año 2017.
Respecto al gasto por persona protegida y mes, sólo se produjo descenso en marzo (3,08 por ciento), mientras que en el mes de abril se produjo el mayor incremento interanual en el gasto por persona protegida (10,83 por ciento). El gasto farmacéutico por persona protegida y año asciende a 256,46 euros.
Durante 2018 el gasto medio por receta en Castilla y León fue de 11,55 euros, un 1,06 por ciento más que en el año 2017. El gasto medio por receta se ha incrementado en todos los meses del año.
En cuanto a la aportación de los usuarios, el porcentaje en todos los meses del año oscila en torno al 10 por ciento del precio de los medicamentos y en el cómputo anual ha descendido un 0,75 por ciento con respecto a 2017.
El porcentaje de aportación, acumulado a diciembre de 2018, ha sido del 9,73 por ciento en Castilla y León. Por áreas de salud, Valladolid Oeste, Segovia, Burgos y Soria han tenido un porcentaje de aportación superior al 10 por ciento.