La floración de Caderechas estalla este fin de semana

S.F.L.
-

La entrada de una borrasca el lunes no perjudicará la cereza al no preverse fuertes heladas, pero la yema se oscurecerá

Los cerezos de las zonas más bajas del valle presentan su esplendor casi en su totalidad mientras que los de las altas florecen más despacio. - Foto: DB

La floración de los cerezos del Valle de las Caderechas se adelanta tres semanas con respecto a otros años con buenas previsiones, pese a que todo puede dar un giro de 180 grados en un día. Pero si algo caracterizará la temporada de 2020 es que el espectáculo natural podrán disfrutarlo muy pocos, los fruticultores y los vecinos que tengan fincas próximas a sus hogares. El estado de alarma en el que se encuentra el país provocará que, entre otras cosas, los árboles continúen su ciclo sin público.
Las suaves temperaturas del invierno -sobre todo de las últimas semanas- han favorecido en el inicio del proceso. La borrasca que se prevé que entré el lunes en la zona norte de la península no perjudicará el fruto ya que no se esperan bajadas de temperatura extremas. Las lluvias y la posibilidad de nevadas afectarán eso sí a la estética de la yema, que pasará de lucir un banco impoluto a un tono más oscurecido.
Pero como todo lo que rodea al campo resulta imprevisible, los problemas comienzan a brotar a la misma velocidad con la que emergen las flores. El hielo, principal enemigo de los cerezos, amenaza con mayor intensidad a finales de marzo y en abril, que es el mes decisivo de una buena o mala producción.
La merma de la cosecha dependerá de las heladas y de la duración de las mimas. Cuando el termómetro desciende a uno o dos grados bajo cero durante una o dos horas el porcentaje de flores congeladas es reducido. Sin embargo, si se prolonga durante más tiempo el número de afectadas aumenta y puede que un 50 o 60 por ciento de las yemas queden dañadas. Este fenómeno provoca que la producción merme poco a poco y, a no ser de que sean descensos muy extremos, no hay problema en que algunas cerezas se pierdan.
A día de hoy, los árboles de la zona baja del valle, que incluye pueblos como Terminón, Cantabrana o Salas van más adelantados y a la gran mayoría de ellos les cubre ya un manto de pétalos blanco. En las localidades ubicadas en el alto de las Caderechas como Rucandio, Madrid o Herrera, la floración llega tardía y, con el frente frío que se aproxima para la próxima semana, el espectáculo se frenará. Una vez que las temperaturas primaverales acechen la zona, se retomará. Juan José Gandía, presidente de la Asociación de Productores y Comerciantes del Valle de las Caderechas, asegura que «aunque el estado de alarma termine el día 12 de abril, no habrá posibilidad alguna de contemplar este año la floración».
Aún es pronto para vaticinar como vendrá la cosecha pese a que la flor viene bien y los árboles fuertes. Por medidas de prevención por el coronavirus, se han suspendido las jornadas con escolares de la Comunidad en Salas y las cinco ferias previstas, en principio, se celebrarán en los meses de julio y octubre.