La subida de aranceles de Trump amenaza a Ribera del Duero

ADRIÁN DEL CAMPO
-

El presidente de EEUU propone un aumento de tasas a las importaciones que frenaría los planes del Consejo Regulador en un «destino prioritario» por el que llevan tiempo apostando

La subida de aranceles de Trump amenaza a Ribera del Duero

La guerras comerciales que está abriendo el presidente de EEUU, Donald Trump, con diferentes países podrían tener su consecuencia también en la Ribera del Duero. El dirigente norteamericano ha amenazado a los vinos franceses, y por extensión a los europeos, con subirles los aranceles de entrada a los Estados Unidos.  De confirmarse la propuesta de la Casa Blanca esto repercutiría directamente en la Denominación de Origen (DO) Ribera del Duero. «Lógicamente la subida que hagan nos perjudica seguro. Todo lo que incrementen el arancel va a ser un perjuicio indudable para nosotros. Está clarísimo», sentencia el presidente del Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero, Enrique Pascual.
La consecuencia más grave del endurecimiento de las barreras comerciales para los vinos producidos en la comarca se empezaría a notar a medio plazo. El Consejo Regulador tiene en EEUU un «destino prioritario» y lleva tiempo trabajando para aumentar su presencia en el mercado norteamericano. Planes de expansión que se verían frenados con la subida de aranceles (tasas a las importaciones). «Tenemos una apuesta importante por Estados Unidos porque el consumo de vino está creciendo progresivamente allí, donde hay un poder adquisitivo para los vinos de calidad, que nosotros los tenemos», detalla Enrique Pascual.
Actualmente Ribera del Duero exporta el 20% de su producción y de ese porcentaje entre un cinco y un seis por ciento se comercializa en EEUU. Ese peso hace que las posibles pérdidas en Norteamérica no supondrían ninguna crisis para la DO, pero sí «un problema». «Una vez apuestas por un país llevas un trabajo hecho durante un tiempo y ahora que te lo tiren para atrás o te lo perjudican, pues lógicamente no es agradable», declara Pascual
El interés de Ribera del Duero en Estados Unidos se debe al perfil de consumidor que predomina en dicho país. «Sobre todo es gente joven y y bien situada que tiende mucho a vinos como los nuestros, que son vinos buenos, que valen más dinero que otros, pero no son caros. Hay una relación calidad precio bastante interesante y todas esas cosas van a favor. No es fácil porque todo el mundo está intentando vender, pero tenemos un proyecto prioritario hacia ese país que si mañana nos lo torpedean, nos harían daño», sentencia Enrique Pascual.
Aunque el principal golpe de los aranceles a la DO sería a medio plazo, en el corto también tendría efectos. Provocaría «un incremento de los costes inmediato». Es decir, el precio final de las botellas en EEUU se encarecería y eso podría hacer que «la gente deje de comprar o no compre tanto». Por eso desde el Consejo Regulador animan a los gobiernos, también al español, a mantener buenas relaciones comerciales.