Un 20% de renuncias a la matrícula de la Escuela de Idiomas

B.G.R.
-

El número de anulaciones ronda las 450 frente a las 160 de años anteriores. Habrá dos exámenes para certificar nivel, uno a principios de septiembre y otro en octubre

Dos de cada diez alumnos han renunciado este curso a la matrícula debido a la crisis. - Foto: Jesús J. Matías

Consciente de la situación provocada por la pandemia, la Escuela Oficial de Idiomas decidió ampliar el plazo para renunciar a la matrícula de este curso hasta el 21 mayo y lo cierto es que el número de anulaciones recibidas ha sido muy superior al de años pasados. Se han recibido en torno a las 450 de los más de 2.100 alumnos que iniciaron las clases, frente a las 160 que de media suelen darse en ejercicios anteriores.

El director del centro, Julio Munguía, reconoce que se trata de un número «altísimo», si bien admite que resulta comprensible. «Las clases presenciales se interrumpieron el 14 de marzo y muchos estudiantes no estaban seguros de que pudieran presentarse a la examen con seguridad de aprobarlo. La opción está ahí y más en una circunstancia como la de este año», subraya, al tiempo que añade que «no se ha puesto ninguna traba» a quien ha decidido elegir esta vía debido a las circunstancias actuales, ya que en ejercicios pasados se requería de justificación. La renuncia de anulación conlleva guardar la plaza, no pagar tasas como repetidor el próximo curso y mantener las convocatorias de exámenes existentes.

Munguía señala que a la situación excepcional de la crisis sanitaria se han sumado otras complicaciones como un nuevo plan de estudios que se conoció en enero, si bien remarca que en todo momento «hemos intentado favorecer al alumnado», poniendo como ejemplo esa ampliación de un mes del plazo para la renuncia. 

Al cambio de modelo de enseñanza de un día para otro, se unió la incertidumbre sobre los exámenes y, principalmente, sobre las pruebas de certificación para acreditar un determinado nivel lingüístico. En un primer momento, la Consejería de Educación habló de retrasarlas por la crisis sanitaria a septiembre en un único examen, lo que suponía eliminar una de las dos convocatorias existentes, aunque finalmente y en una orden publicada esta semana se mantienen las dos, la ordinaria para principios de ese mes y la extraordinaria para octubre, teniendo en cuenta que las clases se inician día 19.

El director de la escuela asegura que el centro solicitó en un primer momento que se mantuvieran las dos y que la directriz regional ha aclarado la situación. No obstante, reconoce que la toma de cisiones es compleja en un momento en que todo depende de la evolución de la pandemia, poniendo como ejemplo que se han manejado ya varios plazos del proceso de admisión, que previsiblemente irán del 16 al 31 de julio y del 1 al 9 de septiembre.

La solución dada por la Junta a las certificaciones no ha sido del agrado de algunos alumnos. En una queja conjunta de estudiantes de centros de la región, han expresado a la Consejería su malestar por tener que esperar hasta septiembre para poder realizar la prueba de certificación, ya que «muchos la necesitan para encontrar un trabajo, realizar oposiciones o matricularse en un máster», según manifestó a este periódico una de las afectadas. En toda la comunidad son más de 400 los estudiantes que firmaron la protesta (54 en Burgos) y que exigen una solución al no entender «cómo se han puesto los medios para que podamos promocionar de curso, pero no para obtener la acreditación».