scorecardresearch

El Burgos CF se diluye lejos de El Plantío

ROBERTO MENA
-

Es el equipo de la Liga SmartBank que menos dispara a portería y solo ha sido capaz de marcar en 2 de sus 9 salidas. El mordiente que exhibe en los encuentros de casa es incapaz de trasladarlo a domicilio

Varios jugadores del Burgos CF se lamentan sobre el césped del estadio Juegos Mediterráneos de Almería. - Foto: Valdivielso

El Burgos encajó el domingo la sexta derrota como visitante y confirmó que le sigue faltando un plus a domicilio. El entorno se pregunta por qué el equipo baja su rendimiento cuando juega lejos de El Plantío y da la sensación de que es un interrogante que también existe en el vestuario. Los números hablan por sí solos y en los 9 partidos que el cuadro blanquinegro ha jugado fuera ha sumado 5 puntos con 1 victoria, 2 empates y 6 derrotas.

Lo peor de todo es que las sensaciones en los últimos encuentros no han sido buenas, a lo que hay que unir una estadística que pone luz sobre la situación que vive el equipo. En el fútbol dos más dos no siempre suman cuatro, aunque cada vez se analizan más aspectos en los partidos y las cifras acaban cantando y dando explicaciones. También puede existir un componente psicológico, ese al que se refiere Julián Calero cuando dice que su equipo se tiene que creer que puede puntuar en cualquier campo.

Las cifras dicen que el Burgos es el equipo de toda la Segunda División que menos remates a puerta realiza (53). Las circunstancias empeoran si se echa la vista a las 3 últimas salidas en las que solo ha disparado entre los tres palos en 8 ocasiones (2 contra el Tenerife, 4 contra el Almería y 2 el pasado domingo en Cartagena). 

Al equipo le cuesta crear peligro cuando se aleja de su feudo. No le sucede lo mismo cuando juega en El Plantío, donde se muestra como un equipo con mayor mordiente, pero esa carácter se inhibe como visitante. Otro de los datos que corrobora  esta carencia es que el Burgos CF solo ha marcado en 2 de sus salidas. Hizo 2 goles en Lezama ante el Amorebieta y 3 en el Carlos Tartiere, en los otros 7 partidos no ha logrado marcar y en algunos casos ha dado escasas muestras de poder hacer daño a su oponente.

Como no podía ser de otra forma, los dos jugadores más incisivos del Burgos CF son sus dos máximos goleadores, Valcarce y Juanma. Son los que más lo intentan -ambos han rematado en 20 ocasiones- y los que tienen más puntería -Valcarce ha disparado 11 veces entre los tres palos y Juanma 8-. En este apartado llama la atención que Álex Alegría, el delantero que más ha jugado, acumule 10 disparos, de los que solo 3 han ido a portería.

Menos orden. Si por algo se ha caracterizado el Burgos CF en la etapa de Julián Calero ha sido por su solidez y orden, aunque incluso estas señas de identidad se vuelven difusas en algunos partidos a domicilio. Los rivales crean un buen número de ocasiones claras, hacen daño a los blanquinegros, que en varios partidos han sufrido en la contención e incluso son superados en intensidad por su oponente.

El partido del domingo en Cartagena es el mejor de los ejemplos. El cuadro murciano remató en 23 ocasiones a la meta de Caro y en 9 de ellas el balón iba dirigido a la portería. 

Los jugadores y los sistemas con los que el Burgos suele jugar fuera y en casa son similares, aunque es cierto que en los últimos partidos los cambios en el once inicial son continuos y suele haber variaciones en todas las líneas. 

Los blanquinegros juegan a domicilio con mayor precaución y regalando más metros a su oponente, aunque se trata de un comportamiento por el que optan muchos de los equipos cuando juegan como visitantes. Aunque en los últimos partidos el equipo ni ha logrado la solidez que mostró en anteriores jornadas, ni tiene capacidad de respuesta en la zona de ataque.

Lo cierto es que el Burgos no es el único equipo que está teniendo problemas cuando se pone la piel de visitante. Amorebieta y Alcorcón, los dos últimos clasificados, tienen peores números, así como el Málaga, próximo visitante de El Plantío, que es, junto al conjunto vizcaíno, el único equipo que no ha sido capaz de vencer lejos de su estadio.