CyL no recupera al 35% de afiliados perdidos en la crisis

David Alonso
-

La Comunidad tiene 45.000 inscritos en la Seguridad Social menos que en 2008, aunque hay 87.000 más que en 2013, mientras que España acaba de registrar su máximo histórico

El régimen especial del carbón ha perdido más del 95 por ciento de los afiliados en una década - Foto: Ical

La crisis económica y laboral dibujó en las estadísticas de Castilla y León una montaña rusa desde 2008 hasta ahora. Los indicadores regionales sufrieron el vertiginoso ascenso y descenso de la doble recesión, y unas secuelas que siguen sin cicatrizar en multitud de sectores. El mercado de trabajo de la Comunidad es, sin duda, uno de los más castigados, y buena prueba de ello es que a fecha de junio de este año —últimos datos disponibles— la región todavía no ha recuperado al 35 por ciento de los 131.000 afiliados a la Seguridad Social que perdió entre 2008 y 2013, por lo que mantiene inscritas a 45.000 personas menos que hace una década, según los datos que maneja el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Y es que, a pesar de que la Comunidad encadena varios cursos de crecimientos interanuales positivos, respecto al mismo mes del año pasado ha ganado 12.000 afiliados, lo cierto es que vuelve a quedarse lejos del avance nacional, toda vez que España anotó en junio su máximo histórico de afiliados, con más de 19,45 millones. Por el contrario, Castilla y León no solo no bate sus marcas personales, sino que sigue por detrás de como empezó la crisis.
Una situación que comparte con otras ocho comunidades, si bien es cierto, la región es la tercera a la que más afiliados le falta por recuperar en términos relativos. Una situación que desde CCOO, su secretario de AcciónSindical,FernandoFraile, achaca a que «Castilla y León entró más tarde en la crisis, y también está saliendo más tarde». «Esta situación tiene mucho con que ver con el tipo de tejido productivo que tenemos aquí, muchas micropymes, la pérdida del sector agrícola, y una industria poco tecnológica», explica Fraile, que apunta también al «empleo precario» que se ofrece como una de las causas de que los trabajadores «se vayan a otras comunidades».
Por su parte, desde la Junta, valoraron que el incremento de las afiliaciones a la Seguridad Social se encuentra por encima de la caída del paro, algo que, según ellos, pone de manifiesto que existe un «descenso real del paro» que llega a todos los sectores. Un optimismo que comparten, aunque más moderado, desde la patronal Cecale, que a pesar de destacar las «buenas cifras que suponen la consolidación de la creación de empleo», reconocen la influencia que tiene el inicio de la campaña de verano sobre las cifras. 
Radiografía

El reparto de los afiliados a la Seguridad Social en la Comunidad mantiene la estructura intacta: los inscritos en el régimen general —que incluye sistema agrario y hogar— siguen siendo casi el 80 por ciento del total autonómico, unos 731.000, mientas que los trabajadores por cuenta propia, aportar el otro 20 por ciento, 195.000 personas. 
Los vinculados al régimen especial de la minería de carbón han pasado de anecdóticos a excepcionales, toda vez que, según la Seguridad Social, apenas quedan 117 repartidos en las explotaciones a cielo abierto que quedan en la provincia de León.
Por provincias, y respecto a los niveles de 2008, llama la atención que ninguna ha logrado mejorar el número de afiliados, aunque algunas como Palencia y Valladolid están a punto de lograrlo, con diferencias de entre 1.000 y 2.000 trabajadores. En el lado opuesto, León se sitúa como el gran ‘socavón’ regional en este aspecto, toda vez que, respecto a junio de 2008, mantiene 18.000 afiliados menos. 


Las más vistas