"Les ofrecí un pacto que, lógicamente, ya no tiene validez"

EFE
-

La acusación particular se adherirá casi con toda seguridad a la petición del fiscal, ha puntualizado el abogado Fernando García Puertas

El abogado de la acusación particular. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

La acusación particular que ejerce en el caso Arandina el abogado Fernando García Puertas ha expresado este miércoles que "casi seguro" se adherirá a la petición de la Fiscalía de penas de entre 39 y 40 años de prisión para cada uno de los tres futbolistas encausados.

García Puertas ha reconocido que aún no ha tenido conocimiento oficial de la calificación provisional de los hechos presentada por el Ministerio Público.
Un escrito en el que se recoge que los hechos denunciados por la joven en una comisaría de Madrid constituyen un delito contra la libertad sexual, un delito continuado de agresión sexual a menor de 16 años y otros dos delitos de agresión sexual también a menor de 16 años.
García Puertas ha considerado "fantástico" y "fenomenal" lo pedido como penas por parte de la Fiscalía, ya que él es partidario de demandar el máximo que contempla la ley para este tipo de delitos.
El abogado de la acusación particular ha recordado que durante la instrucción del sumario propuso a la defensa de los futbolistas llegar a un acuerdo por el que, si se declaraban culpables, aceptarían una pena de prisión de 16 años.
"Yo les ofrecí un pacto que, lógicamente, ya no tiene validez", ha puntualizado García Puertas.
En su caso, sí que ha considerado determinante en la redacción del escrito de la Fiscalía la sentencia del Tribunal Supremo sobre la denominada "La Manada" de los Sanfermines, ya que, en los sucesivos recursos, al final quien tendrá que revisar el caso es el Tribunal Supremo.
Puertas ha informado de que aún no ha presentado su escrito de acusación, lo que prevé hacer en los últimos días de julio o incluso en agosto, "ya que en la vía penal, este mes no es inhábil", aunque ha pronosticado que el juicio se celebrará antes de que finalice 2019.
El abogado sí que se ha mostrado partidario de que, tal y como pide el Ministerio Público, este se produzca a puerta cerrada para salvaguardar los derechos de los menores implicados.
"No queremos que el proceso se convierta en un circo", ha subrayado el letrado de la acusación particular.