Enemigo pequeño, escurridizo y mortal

Europa Press
-

Los científicos constatan que el coronavirus SARS-CoV-2 permanece en algunas superficies hasta tres días y puede transmitirse por el aire

Enemigo pequeño, escurridizo y mortal - Foto: Willy Kurniawan

El virus que causa la enfermedad por Covid-19 permanece estable durante varias horas o días en aerosoles y en superficies, según un nuevo estudio de los científicos de los Institutos Nacionales de Salud y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y la Universidad de Princeton publicado esta semana en The New England Journal of Medicine.
Concretamente, los científicos norteamericanos han descubierto que el coronavirus SARS-CoV-2 es detectable en aerosoles durante al menos tres horas, hasta cuatro en cobre, hasta 24 en cartón y hasta dos o tres días en plástico y acero inoxidable.
Estos resultados proporcionan información clave sobre la estabilidad del coronavirus y sugiere que las personas pueden adquirirlo a través del aire y después de tocar objetos contaminados.
Enemigo pequeño, escurridizo y mortalEnemigo pequeño, escurridizo y mortal - Foto: TATYANA MAKEYEVALos científicos de los NIH, de la instalación de Montana del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en los Laboratorios Rocky Mountain, compararon cómo el ambiente afecta el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV-1, que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).
oleadas de 2002 y 2003. Conviene recordar que el SARS-CoV-1, su sucesor que ahora circula por todo el mundo, surgió en China e infectó a más de 8.000 personas en 2002 y 2003. Fue erradicado por el rastreo intensivo de contactos y medidas de aislamiento de casos y no se han detectado casos desde 2004. Es el coronavirus humano más relacionado con el SARS-CoV-2. 
En el estudio de estabilidad, los dos virus se comportaron de manera similar, lo que desafortunadamente no logra explicar por qué COVID-19 se ha convertido en un brote mucho más grande.
Enemigo pequeño, escurridizo y mortalEnemigo pequeño, escurridizo y mortal - Foto: ABIR SULTANEn un plano casi meramente teórico, la llamada evidencia emergente, según la jerga de los investigadores, sugiere que las personas infectadas con SARS-CoV-2 podrían estar propagando el virus sin reconocer o antes de reconocer los síntomas, sugieren. 
Todo esto haría que las medidas de control de enfermedades que fueran efectivas contra el SARS-CoV-1 fueran mucho menos efectivas contra su sucesor, pero como señalan los expertos, todo esto entra dentro del plano de la teoría así como de las suposiciones.
A diferencia del SARS-CoV-1, la mayoría de los casos secundarios de transmisión del virus del SARS-CoV-2 parecen estar ocurriendo en entornos comunitarios en lugar de los de atención médica. Sin embargo, los lugares sanitarios también son vulnerables -y de qué manera- a la introducción y propagación del SARS-CoV-2, y la estabilidad del SARS-CoV-2 en aerosoles y en superficies probablemente contribuya a la transmisión del agente patógenos en hospitales, clínicas y ambulatorios.
cuidado con los ojos. Los hallazgos confirman lógicamente las recomendaciones de los profesionales de la salud pública ya conocidas sobre usar precauciones similares a las de la gripe y otros virus respiratorios para prevenir la propagación del SARS-CoV-2. Así, debemos evitar el contacto cercano con personas enfermas, no tocarnos los ojos, la nariz y la boca, quedarnos en casa cuando estemos enfermos, cubrirnos cuando tosamos o estornudemos con un pañuelo desechable, luego tirarlo a la basura y limpiar y desinfectar los objetos y las superficies que tocamos con frecuencia con un spray o paño de limpieza doméstico.