Restaurada la galería sur del claustro alto de la Catedral

Europa Press
-

El Arzobispado ha presentado hoy el resultado de la restauración, en cuyas obras han colaborado la Fundación Caja de Burgos y La Caixa. Se han invertido 550.000 euros

Las obras en la galería sur del claustro, que data de la segunda mitad del siglo XIII, comenzaron en noviembre de 2013 para finalizar en junio. - Foto: Alberto Rodrigo

El Arzobispado de Burgos ha presentado este miércoles el resultado de la restauración de la galería sur del claustro alto de la Catedral de Burgos en cuyas obras, en las que han colaborado la Fundación Caja de Burgos y La Caixa, se han invertido 550.000 euros.

Estos trabajos, que han sido presentado por el arzobispo, Francisco Gil Hellín; por el presidente de la Fundación Caja de Burgos, José María Leal, y por el director comercial de La Caixa en Castilla y León, Jorge Gutiérrez, forman parte del convenio de colaboración firmado en 2013 por las partes para rehabilitar las galerías sur y este del claustro alto de la seo, con una inversión conjunta de 1,15 millones de euros hasta 2016.
Presentación de las obras de restauración del claustro alto de la Catedral.Presentación de las obras de restauración del claustro alto de la Catedral. - Foto: Alberto Rodrigo
Así, la restauración de la panda sur permitirá culminar la rehabilitación de este ámbito catedralicio cuando finalicen los trabajos que en los próximos meses se acometerán en la galería este. En concreto, la intervención en la galería sur del claustro, que data de la segunda mitad del siglo XIII y está considerado como "uno de los más importantes de España por su estilo gótico y riqueza escultórica y decorativa", comenzó en noviembre de 2013 para finalizar en junio.

Las patologías: acumulación de suciedad y polvo. Según han explicado en la presentación de la restauración de esta parte concreta de la Seo, las patologías más importantes de los muros y bóvedas del claustro se debían a la acumulación de suciedad y polvo, así como a la entrada puntual de agua y la consiguiente acumulación de sales. "Debido a ello se producían importantes alteraciones visuales, con grandes manchas de humedad y pérdida de policromía en los elementos escultóricos y los sepulcros, lo que, unido a la capa de suciedad, impedía mostrar la gran calidad de los elementos arquitectónicos de este espacio catedralicio", han explicado.

Los trabajos de restauración han consistido en limpieza, tanto manual como proyectada, de la piedra; la apertura de juntas y su posterior rejuntado; el cosido de piezas fracturadas; la reintegración de volúmenes perdidos; el estudio fotográfico, la limpieza con láser y posterior reintegración de las policromías, y la limpieza general de las vidrieras.

Según han defendido las partes, la actuación en el claustro alto de la basílica burgalesa constituye una "nueva muestra del compromiso" de las entidades financieras con la conservación y recuperación del patrimonio histórico-artístico.