Una cuarentena de papel

A.S.R.
-

Documentos de dispar naturaleza y temática conviven en el espacio donde deben pasar 14 días desde su devolución hasta poder ser prestados de nuevo

Todo el material pasa el aislamiento preventivo en esta mesa de la planta baja. - Foto: Luis López Araico

Una de las imágenes más llamativas en la Biblioteca Pública es la que brinda el material devuelto que debe cumplir una cuarentena de 14 días antes de volver a ser prestado. La mesa en la que pasan este confinamiento se encuentra en una de las zonas prohibidas al público, pero visible en la distancia. Lo suficientemente lejos para que nadie sienta la llamada del libro que se muere por leer y lo suficientemente cerca para que el conjunto impresione.

Se alinean en función de los días que llevan allí para controlar el momento en el que se les conceda el permiso de libertad y borrar de su estado en el catálogo online esa palabra que tantas decepciones provoca: cuarentena.

La planta baja acoge el retiro temporal de estos documentos, tanto volúmenes como DVD, CD e incluso algún periódico se asomaba estos días en lo alto de una torre. Ocupa el espacio en el que se sentaban los usuarios a leer la prensa, revistas o tebeos o se resguardaban de una tarde de lluvia en la que ya parece otra vida.

En este estante de aislamiento preventivo, colocado cerca del buzón donde de momento se siguen realizando todas las devoluciones, dejan que el tiempo mate al virus antes de regresar a nuevas y ávidas manos lectoras.