Enfermería encabeza la nota de corte y no amplía sus plazas

B.G.R.
-
Enfermería encabeza la nota de corte y no amplía sus plazas - Foto: Alberto Rodrigo

El curso pasado subió hasta el 10,110, solo superada por el doble grado de Ingeniería Electrónica y Automática, que tuvo un 10,166, pero apenas cuenta con 20 puestos

No será hasta que finalicen los procesos de preinscripción de acceso a la universidad (el primero lo hará el lunes, 8 de julio) y la formalización de matrícula, cuando se conozcan las notas de corte definitivas del próximo curso en aquellas carreras que cuentan con más demanda que oferta. En el campus burgalés hay ocho titulaciones con límite de plazas y teniendo en cuenta los datos del pasado ejercicio académico, son los grados de Enfermería y el doble de Ingeniería Mecánica y Electrónica los que lideran las calificaciones de acceso.
En el primer caso, se sitúa en el 10,110 de una puntuación máxima de 14 a la que pueden llegar los estudiantes entre la media de Bachillerato y la prueba de la EBAU (antigua Selectividad), con una oferta de 60 plazas que, por el momento, la Universidad de Burgos descarta ampliar al no poderse garantizar las prácticas con un número más elevado de alumnos que el actual. En el segundo, la cifra escala unas décimas hasta el 10,166, aunque este título se implantó en el curso 2017-2018 y solo tiene 20 vacantes.
El listado continúa con Terapia Ocupacional, con un 7,539 (la más alta de su historia), al que sigue el doble grado de Derecho y Administración de Empresas (ADE), con un 7,301. El último alumno que entró el curso pasado en Comunicación Audiovisual lo hizo con un 6,310 y un 5,169 el que accedió a Educación Social. Aunque los títulos de Maestro de Infantil y Primaria también presentan límite,la demanda no superó sus 80 y 150 plazas.
Salvo estas dos últimas titulaciones, el resto elevó su nota de corte respecto al ejercicio académico 2017-2018. El aluvión de preinscripciones que recibió Enfermería, más de 2.500 en el primer periodo de preinscripción, hizo que en un momento dado llegara hasta el 10,238, si bien la definitiva se que quedó en el 10,110, frente al 9,460 del anterior periodo lectivo. La calificación más baja que ha llegado a tener en los últimos nueve cursos fue la de un 8,697 en el 2012-2013, mientras que la más alta se registró en el 10-11 con un 10,7.
En el doble de Ingeniería también se incrementó la calificación al pasar de 10,071 a 10,166, al igual que ocurrió en Comunicación, de 6,126 a 6,310, cuyo pico máximo se dio en el 11-12 con un 6,717, el mismo periodo en el que la doble titulación de Derecho y ADE alcanzó el 8,450. En el resto, los últimos alumnos que se matricularon en el ejercicio 17-18 lo hicieron en septiembre con un 5, aunque están en este listado porque en algún momento hubo exceso de demanda y las vacantes deben estar restringidas por las prácticas. La que sí posiblemente entre el próximo curso será Ingeniería de la Salud, de nueva implantación y para la que ya hay 257 peticiones para 40 plazas.
oferta y demanda. Las vicerrectoras de Políticas Académicas y Estudiantes, Begoña Prieto y Verónica Calderón, aseguran que, en líneas generales, las notas de corte no son altas debido a que existe más oferta que matrícula. «Que el último que haya accedido lo hiciera con un cinco, no significa que esa sea la nota media del alumnado de ese grado, ya que esta es bastante más elevada», precisa Prieto,  a lo que Calderón agrega que son muchos los estudiantes que buscan otras alternativas si no han sido admitidos en el primer listado y dejan plazas libres para aquellos que están en la reserva, pudiéndose producir un «salto» en las calificaciones de acceso finales.
Todo esto es debido a que el sistema de acceso es el distrito único, de tal forma que los preuniversitarios pueden inscribirse en todas las instituciones académicas del país. Al respecto, Prieto llama la atención sobre el hecho de que hay universidades «grandes»  que divulgan la nota de corte de junio y no la de septiembre, con el tercer proceso de admisión finalizado: «Eso no es real y es falsear la información. Nosotros publicamos la última».
Lo que sí que está claro tanto en la UBU como en el resto de instituciones académicas es que son las carreras relacionadas con Ciencias de la Salud las que siguen copando el interés de los universitarios y, por tanto, muchas notas de corte. De hecho, el campus local, muy deficitario en este tipo de titulaciones, se planteó hace un año solicitar una ampliación del número de plazas de Enfermería, entre 15 y 20 más, para que pudiera aplicarse en el curso 2020-2021. Esta posibilidad ha sido descartada por el momento por los responsables académicos. En este sentido Prieto precisa que el problema radica en garantizar las prácticas, cuyo volumen de créditos es muy elevado. «Tienen que estar muy bien supervisadas y si no hay la seguridad de tenerlas con todas las garantías no se pueden solicitar más», manifiesta, si bien precisa que la institución seguirá trabajando en esa idea.
La pretensión de la Universidad se sustentaba en la escasa oferta de títulos relacionados con la salud y en que Burgos tiene el mismo número de plazas que Soria. La decana de Ciencias de la Salud, María Ángeles Martínez, confirma que no se ha realizado la modificación del plan de estudios del grado necesaria para elevar la cifra de vacantes, con el fin de presentarse en septiembre para su supervisión por parte de la Consejería de Educación y de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario (Acsucyl). «Es un proyecto que implica un estudio detallado y tener claras las prácticas, lo cual requiere un trabajo coordinado con el Sacyl, además de que es necesario un aumento de profesores», subraya. Con ello y tras descartar la posibilidad este año, precisa que el objetivo actual por «afianzar la plantilla» con docentes a tiempo completo.