Despedida a Olivares con la Gran Cruz del Mérito Militar

AGENCIAS
-

El burgalés dimitió hace una semana como secretario de Estado de Defensa tras dos años en el cargo

La ministra Margarita Robles le entregó a Olivares la distinción. - Foto: Rubén Somonte (EP)

La ministra de Defensa, Margarita Robles, despidió ayer al que ha sido su secretario de Estado durante dos años, el burgalés Ángel Olivares, concediéndole la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco, un reconocimiento que fue aprobado previamente en la reunión del Consejo de Ministros tras una tramitación exprés.
Olivares anunció la pasada semana su cese como número dos de esta cartera «por razones familiares». En el acto de despedida, celebrado en la sede del departamento gubernamental con la presencia de altos cargos del Ejército y del CNI, explicó que estaba ya jubilado cuando recibió la llamada de Robles y decidió comprometerse por un periodo de un año que finalmente ha acabado alargando otros 12 meses. Ahora ha decidido dejar definitivamente el cargo para «volver a las montañas», según relató la ministra y reconocido él mismo. El homenajeado añadió que, tras 15 años en el sector público, no tiene «la energía suficiente para continuar  con la pasión, ilusión y pizca de ambición necesarias para ello».
El que fuera alcalde de Burgos, además de delegado del Gobierno en Extremadura y Castilla y León, se despide de la Secretaría de Estado coincidiendo con el visto bueno del Consejo de Ministros a la firma del contrato para la fabricación del vehículo blindado 8x8, uno de los proyectos más importantes de las Fuerzas Armadas que estaba pendiente desde hace varios años. Para su relevo, Robles reconoció que tiene ya «pensado» un nombre y, aunque no lo desveló, afirmó que seguirá una línea de continuidad «absoluta» y continuará con el equipo y el trabajo de los últimos dos ejercicios. Será previsiblemente sustituido por Esperanza Casteleiro, jefa del gabinete de Robles, según indicaron fuentes militares.
La ministra recordó que coincidió con Olivares entre los años 1994 y 1996, cuando ella era secretaria de Estado de Seguridad y él estaba al frente de la Policía Nacional. De aquella época recuerda su sentido de «deber y responsabilidad», que ha mantenido en su etapa en el Ministerio de Defensa, además de alabar su «serenidad y cordura» en los momentos más difíciles. De hecho, manifestó que cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le propuso ser titular del ministerio de Defensa, ella no dudó «ni un momento» al pensar en el político burgalés.