La pizarra de Iraola

Ó.C.
-

El Mirandés ya muestra alguna de las señas de identidad que el técnico quiere para esta temporada

Iraola, entrenador del Mirandés - Foto: Raúl Canales

No es fácil dar el salto a Segunda. Además, a esta dificultad se suma en el caso del Mirandés que el conjunto de Anduva subió tarde y que además ha tenido que afrontar una importante renovación en la plantilla, a lo que también hay que añadir la presencia en el banquillo de un nuevo técnico. De esta manera, el preparador rojillo, Andoni Iraola, se ha encontrado con dificultades añadidas y la primera de ellas ha sido que los jugadores que han ido incorporándose a la plantilla lo han hecho con más retraso del que le hubiese gustado. 
Sin embargo, y teniendo en cuenta que todavía quedan por llegar cinco o seis jugadores por fichar antes de que finalice el mercado, su equipo empieza a demostrar algunos de los principios que el técnico vasco quiere que tenga este Mirandés. Uno de los que más se repite por su parte engloba un poco a todos los demás. Se trata de un concepto que Iraola mencionó desde su primera intervención y es el de «la valentía» que quiere que tengan los futbolistas sobre el césped. «Quiero poner a los jugadores en la mejor posición porque el fútbol es de ellos», afirmó el entrenador rojillo tras acabar el partido ante el Athletic.
Con esta mentalidad y en base a esa valentía, este Mirandés tiene claro que lo que quiere hacer es pasar el mayor tiempo posible en campo contrario. Una idea con la que el preparador mirandesista destaca que los jugadores tendrán más opciones de hacer daño al meta rival y, como consecuencia, de ganar más encuentros en la difícil temporada en la liga Smartbank.
Para poder disponer de minutos en el campo del rival, una de las principales exigencias del técnico es que la línea de presión se mantenga desde el primer momento en el que los jugadores contrarios quieran sacar el balón jugado desde atrás. Y es que el técnico reconoció tras el último duelo de preparación que es importante que los suyos sepan lo que tienen que hacer cuando no tengan el balón. 
Ante esta situación, Iraola asume que esto supone un desgaste dentro de la faceta física para todo el equipo y tampoco esconde que con ella por su parte se van a «asumir riesgos». Sin embargo, tal y como se vio ante el Athletic, cuando el equipo es capaz de realizar una buena presión es cuando mejor se ha comportado el bloque.
Por eso, Iraola ensalzó la segunda parte ante los leones en la que se pudo ver que «una buena presión te permite mantener la defensa más adelantada y tener el balón más tiempo en campo contrario te da más opciones a la gente ofensiva», resumió el entrenador, al tiempo que ensalzaba que «queremos parecernos al equipo del segundo tiempo».
Con el balón en los pies y tratando de iniciar el juego, también se vio otra idea que se apreció en varias jugadas del último encuentro. El equipo se abrió para poder arrancar con el balón a ras de césped. En este sentido, en el choque ante los vizcaínos no estaba Sergio, que la temporada pasada era el central que solía arrancar con el juego desde atrás. Sin él, por momentos se vio a Odei y a Simon sufriendo en algunas jugadas, aunque son riesgos que Iraola está dispuesto a corre.
Algo que se dio en el primer tanto del Athletic, en el que Merquelanz quiso retrasar el esférico desde el centro del campo hasta la posición de Limones y arrancar la jugada, aunque en ese caso al no ver a Aduriz regaló el primer tanto de los rojiblancos. «Nos ha costado un gol», reconoció Iraola, que no renuncia a esta idea puesto que señala que «esperemos que no nos pase en Vallecas».