'Sí quiero' en tiempos de coronavirus

C.M.
-

Patricia Pascual y José Luis Olalla fueron los primeros en casarse en el Ayuntamiento, con tan solo seis invitados

Beso con mascarilla tras convertirse en marido y mujer en presencia de familiares y amigos. - Foto: Patricia

A los nervios habituales de un día tan importante como el de la boda, los burgaleses Patricia Pascual y José Luis Olalla sumaron los de darse el sí quiero en tiempos de coronavirus y con mascarilla incluida. Además, tuvieron el honor de ser los primeros en casarse en el Salón de Plenos del Ayuntamiento tras la entrada de la ciudad en la fase 2 de la desescalada.

Les hubiera gustado estar rodeados de todos sus familiares y amigo pero solo pudieron estar arropados de seis invitados, los padres de ella, Águeda y Ángel; la madre de él, Herminda, y tres amigos, Merche, María Jesús y José Ángel. Sus hermanos, tíos y primos y otros amigos no pudieron acudir a la ceremonia al vivir en otras provincias y no estar permitida la movilidad.

No querían retrasar más el enlace después de cinco años de relación y aceptaron la primera fecha que estaba libre a pesar de ser un martes. Tenían reservado para el 29 de mayo pero al no estar Burgos en la fase 2 no estaba permitida la celebración de bodas. «Nos hubiera gustado que fuera una boda normal pero no ha sido posible. Tanto el Ayuntamiento como el Juzgado se han portado muy bien y nos han facilitado todo», aseguró Patricia.

A pesar de ser uno de los días más felices de sus vidas no lo pudieron compartir con todos sus seres queridos, de modo que harán otra celebración en octubre cuando regresen de su viaje de novios a Sri Lanka, que también han tenido que posponer. «Al principio es una decepción tras un año planificando la boda pero luego te vas adaptando», añadió la novia.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)