scorecardresearch

Hallan una de las diez cuevas más profundas de la provincia

R.M. / Burgos
-

El grupo Edelweiss está explorando una gran cavidad kárstica en las proximidades de Espinosa de los Monteros, en los montes de Valnera. Por el momento se ha llegado a 232 metros de desnivel

Algunos de los integrantes del equipo explorador - Foto: Valdivielso

 
 
Con su kilómetro y medio de desarrollo a través de diversos pozos y galerías, con sus 120 metros de vertical absoluta de dos de sus pozos, y sobre todo con sus 232 metros de desnivel -a falta de completar la exploración- la Torca de los Mineros, la última gran cavidad kárstica descubierta por el grupo espeleológico Edelweiss, está llamada a convertirse en una de las 10 mayores simas de la provincia cuando se concluyan los estudios, según el presidente de este colectivo, Miguel Ángel Martín.
Situada en la zona de Valnera, en el límite entre Burgos y el valle del Pas en Cantabria, junto a Espinosa de los Monteros y en lo que Martín define «como el paisaje kárstico más espectacular en la provincia con unas enormes fallas abiertas, pozos verticales algunos de hasta 200 metros de vertical absoluta y con hielo permanente en el fondo», el hallazgo data de 2009. Sin embargo, no ha sido hasta este verano cuando ha podido estudiarse mejor.
Y desde luego, lo encontrado hasta ahora en la media docena  de jornadas que se han llevado a cabo -que prevén continuar los fines de semana mientras el tiempo lo permita- promete. «Queda trabajo pendiente por hacer y es casi seguro que va a pasar de los dos kilómetros de desarrollo, pero lo más importante, como ocurre en toda esta zona, tiene que ver con el desnivel alcanzado». 
Lo inspeccionado hasta la fecha, con varias galerías de gran verticalidad y estrechez en algunos tramos, ha permitido cartografiar tres redes paralelas de grandes pozos, una de las cuales presenta un nivel de 220 metros, mientras otra, ascendente, tiene una ‘pendiente’ de 12 metros por encima de la boca de la cavidad, lo que hace el total de 232 metros «y continúa, aunque solo con esos datos ya estará cerca de esas 10 de mayor desnivel de la provincia».
Una circunstancia, la de la gran profundidad, característica de los Montes de Valnera, hasta el punto de que 8 de esas 10 cuevas se encuentran en el entorno. «Se está confirmando la gran importancia de la zona», apunta Martín, que reconoce que no es habitual que con media docena de salidas se haya llegado a tal profundidad.
En total, 19 de los más de 30 miembros de Edelweiss, junto a dos del también grupo burgalés S.DOS.S, han participado en alguna de las expediciones, y lo cierto es que el descubrimiento también es importante para la propia asociación. 
«Llevábamos seis u ocho años sin encontrar algo de esta envergadura en estos parajes. Este trabajo es de ‘hormiguitas’ y algo así te sube la moral», reconoce el responsable, que recuerda que cuando se entra en una sima nunca se sabe qué se va a encontrar y que el poder avanzar o no depende de la dureza de los materiales y de si el agua ha ido erosionándolos y abriendo pasos o no. «Siempre es una incógnita, aunque aquí quedan zonas por mirar», apunta.
 
importancia botánica. Los montes de Valnera no solo son importantes desde un punto de vista espeleológico, sino también botánico. De hecho, allí se concentran gran parte de los ‘endemismos’ -plantas que solo existen en un determinado lugar- de todo Castilla y León. En concreto una veintena de plantas exclusivas de esta zona y que están en peligro de extinción. 
Por otro lado, los últimos glaciares de importancia de esos parajes se encontraron en Valnera y sus estribaciones llegaban a Espinosa de los Monteros «hace tan solo 11.000 años», advierte el presidente de Edelweiss.