6 meses de cárcel por mentir en un juicio y ayudar a su hijo

I.E.
-

Aseguró que el coche de su vástago no golpeó a otro en un párking cuando la cámara mostró que sí

Los plazos judiciales volvieron a la normalidad el pasado 4 de junio. - Foto: Alberto Rodrigo

Los juzgados burgaleses contradicen el tópico de que los delitos de falso testimonio en los juicios no se persiguen. Sí se procesa a los mentirosos y las condenas no son exiguas. Seis meses de cárcel le han caído a una mujer por faltar a la verdad en una vista oral por un accidente de chapa en un aparcamiento de un centro comercial. Aseguró que el coche de su hijo no había golpeado a otro cuando las grabaciones demostraban que sí, así como las declaraciones de otros testigos.

Y es que éstos, por muy familia que sean de alguna de las partes, están obligados de decir verdad. La  acusada trató de engañar al titular del Juzgado de Primera Instancia 3 en un juicio verbal por un siniestro en el centro comercial Camino de la Plata en el que la dueña de un automóvil reclamaba a una aseguradora 164 euros por los daños causados por el conductor de otro coche. En el interrogatorio aseguró que el turismo de su hijo no había golpeado a ningún otro cuando salía del aparcamiento, «ni al de delante, ni al de detrás ni a ninguno».

En el juicio por falso testimonio en el juzgado de lo penal número 2 la acusada dio otra versión y declaró que ella respondió sobre un incidente con una conductora cuyo coche se hallaba junto al de su hijo, no sobre el de la colisión con el vehículo de delante, del cual dijo no ser consciente y por ello negó que hubiera ocurrido.

Sin embargo, según la sentencia, el magistrado del juzgado civil le hizo saber que esa versión era incompatible con la de dos testigos y las cámaras de grabación, a pesar de lo cual ella se reiteró en su postura. También le recordó en varias ocasiones que podía enfrentarse a un procedimiento por falso testimonio, pero hizo caso omiso.

En la vista civil quedó claro que su hijo rozó el coche de la demandante al salir del aparcamiento y que dos testigos lo vieron y dejaron una nota en el automóvil dañado.  Ellos mismos rechazaron que hubiera ninguna mujer señalizando una maniobra.