La vigilancia en torno a los polígonos se intensifica

F.L.D.
-

Los agentes reforzaron su presencia en la calle para controlar el movimiento de empleados de las fábricas

Los agentes controlaron los accesos a las fábricas. - Foto: Alberto Rodrigo

El día de ayer también fue el primero en el que, oficialmente, entraba en vigor del Decreto que regula un permiso retribuido recuperable a las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales con el fin de reducir la movilidad de los ciudadanos. Esta nueva normativa obligó a cerrar empresas que aún mantenían su actividad, así como obras de construcción que seguían en marcha a pesar del aislamiento. La Policía Nacional y la Local reforzaron su presencia en la calle, especialmente en los polígonos industriales de la ciudad, para impedir el movimiento de empleados de las fábricas. 

La coordinación de los cuerpos policiales ha sido constante y muy intensa a lo largo de las dos últimas semanas. En los primeros días de cuarentena, la Local y la Nacional se repartieron diferentes zonas de la capital, en un principio para evitar el tránsito de personas más allá de las excepciones que marca la legislación, como las compras de bienes de primera necesidad, las citas médicas u otras razones sanitarias. A los pocos días, y ante un tráfico de vehículos que seguía siendo notable en las vías interurbanas y especialmente en las urbanas, la junta de seguridad acordó reforzar la vigilancia de vehículos. 

Durante los primeros 15 días de estado de alarma, en Burgos se tramitaron más de 300 denuncias que se saldarán en su mayoría con sanciones de 600 euros. Las directrices que se dieron desde un principio a los policías era de dialogar e informar a los ciudadanos y solo sancionar en caso de que hubiera alguna falta de respeto o insubordinación ante los agentes. La colaboración ciudadana ha sido complementaria a la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pues en muchas ocasiones son los propios burgaleses quienes avisan de incumplimientos. Con un cierto camino recorrido en la concienciación, el Centro de Coordinación Operativa Integrado autorizó el lunes a los efectivos a detener a todos aquellos que reincidan en el quebrantamiento del estado de alarma. 

Desde la Comisaría Provincial se ha incrementado el número de patrullas en las calles de la capital. Para ello, agentes de la Policía Judicial que habitualmente centra su trabajo en la investigación prestan su apoyo a Seguridad Ciudadana.