En tiempo con todo su esplendor recuperado

I.M.L.
-

La restauración del retablo mayor de la iglesia parroquial de Vadocondes encara su recta final y suma la recuperación de más piezas

La limpieza del retablo y sus talles se hace con cuidado. - Foto: DB

La observación del retablo mayor de la iglesia parroquial de Vadocondes ya hace imaginarse a cualquiera como pudo ser tras su colocación en el templo. El andamio que cubría la visión semanas atrás ya solo ocupa la parte baja de la obra y, hacia arriba, todo es brillo y color. Las expertas de la empresa Fénix Conservación han avanzado mucho en la restauración tanto de la madera dorada como de las diferentes tallas que lo adornan y de los murales de la parte superior, que han recuperado la viveza de sus pigmentos y hasta detalles como rayos de luz que hasta ahora permanecían escondidos tras la capa de suciedad.

En un par de semanas podrían estar completadas las labores, a falta de volver a colocar el sagrario en su lugar, que se está restaurando en el taller de la empresa encargada de estos trabajos, por lo que se cumplirá el plazo esperado de poder contar con el retablo recuperado antes de la celebración de la Semana Santa. "Los mayores problemas nos los ha dado la parte alta del retablo, que estaba más afectada por la humedad y la pérdida de volumen, pero el resto ha sido más de paciencia, ir limpiando la suciedad acumulada por el tiempo, el polvo y la velas, y recuperar algunos detalles que se habían perdido", enumera Mercedes Chico, una de las encargadas de esta restauración, que aclara que "lo que nos queda ya es poco, aunque la zona baja suele ser la que está más sucia porque tiene más roce y por la cera de las velas, pero no creo que nos vaya a dar problemas".

Además del retablo, se va a recuperar la talla de la Virgen Escondida, la más antigua que se conserva en este templo vadocondino. Lo que ya luce radiante es la lámpara votiva que cuelga frente al altar mayor, que se ha lustrado. Y de la mano de estas restauraciones van a llegar más, como la del retablo del Niño Jesús, que la parroquia ya tiene quién lo financie, además de otras dos tallas de gran tamaño a las que ya se han hecho los primeros estudios.

Una vez que se retiren los andamios, los fieles podrán contemplar completa la obra, en la que también destaca el resultado obtenido en la talla de San Fernando Rey, que ocupa una posición privilegiada tras el altar mayor. Además, para celebrar la recuperación de estos elementos del patrimonio de Vadocondes, la parroquia quiere aprovechar la visita del arzobispo de Burgos, Fidel Hernández, el próximo 21 de junio para celebrar confirmaciones y, de paso, bendecir el resultado de la restauración. La tarde anterior, el Coro Ramiro de Maeztuz llegará desde Madrid para ofrecer un concierto muy especial en la iglesia parroquial. Sus integrantes se quedarán a pasar el fin de semana en la localidad, con lo que el patrimonio y la música se sumarán para poner de relieve la importancia de conservar lo que hoy tenemos para el futuro.