El control de la población de palomas retira 500 en un mes

I.M.L.
-

Los técnicos de la empresa salmantina Abiocontrol, que se ha hecho con este contrato, han encontrado con zonas del casco urbano y alrededores infestadas de estas aves, que causaban daños en edificios

Las jaulas que se colocan en las azoteas tienen maíz, agua y espacio suficiente para que vuelen las palomas, que entran buscando la comida pero no pueden salir. - Foto: DB

El trabajo de control de la población de palomas en la capital ribereña está empezando a dar sus logros. La empresa que se hacía con el contrato municipal, la salmantina Abiocontrol, empezaba a colocar las primeras jaulas a principios del pasado mes de febrero y sus técnicos ya han contabilizado cerca de medio millar de ejemplares capturados. Esta cifra puede parecer corta, pero supone una tercera parte del cupo anual que establece el pliego marcado por el Ayuntamiento, que fijaba en 1.500 palomas capturadas como mínimo cada año. "Las 1.500 nos parece una cifra irrisoria, viendo la población que hay, eso lo vamos a hacer en dos meses", apunta Eduardo Díaz, responsable técnico de Abiocontrol, que está especializada en el control de todo tipo de plagas, además de en programas de educación y salud ambiental.

Después de la primera toma de contacto con el escenario al que se enfrentan en Aranda de Duero, la empresa ha localizado una larga lista de lugares donde la población es mayor y está causando mayores problemas. "El casto histórico, el entorno de la Plaza Mayor, la calle Isilla está también infectada, hay un foco en Ruperta Baraya y estamos mirando a ver dónde podemos colocar una jaula porque el acceso a los tejados es muy malo, los Jardines de don Diego cerca de Miranda do Douro, en la iglesia de San Juan de la Vera Cruz, el entorno de la plaza de toros, la zona de la plaza de la Virgencilla, y las cercanías de las cooperativas de cereales o similares, porque ahí tienen la comida fácil", enumera Díaz.

Hasta el momento, ya han colocado once jaulas, a la espera de poner otras tres la próxima semana "mientras seguimos buscando más sitios para poner más". "Hay que reducir la población a un nivel que no haga daño al ciudadano, porque hay que tener en cuenta que las palomas hacen mucho daño estructural tanto a monumentos, como en los tejados, atrancan las bajantes, provocan humedades", explica el responsable de Abiocontrol, que también pone el acento en las enfermedades que pueden provocar estas aves, como histoplasmosis, salmonelosis, encefalitis de San Luis, alveolitis alérgica o neumoencefalitis, entre otras, la gran mayoría relacionadas con el sistema respiratorio.

La forma de realizar este control de la población de palomas es de lo más sencillo. "Nosotros instalamos las jaulas sin coste ninguno para el particular y pasamos de forma periódica a revisarlas, y tenemos un teléfono de contacto las 24 horas del día por si hay algún problema con la jaula", explica Díaz. Los animales entran en los recintos metálicos y allí es donde se las captura. "La paloma no sufre ningún daño, entran en la jaula, donde tienen agua y comida, y se pasa periódicamente, cada dos o tres días, para vaciar la jaula, y las llevamos a núcleos zoológicos autorizados", especifica Eduardo Díaz.

Para facilitar su labor, que en estas primeras semanas es de choque, pero luego hay que mantenerla en el tiempo porque "la paloma cría muy bien, una población de 100 palomas en un mes se ha doblado" aclara este responsable de Abiocontrol, se necesita la colaboración ciudadana para poder acceder a las azoteas y lugares donde se acumulan más ejemplares para ubicar las jaulas.

"Un vecino de la calle Santa Lucía que se ha venido desde Madrid solo para dejarnos la llave de la vivienda, por colaborar, y es una casa que no está habitada, está en mal estado, y hemos podido poner una jaula en la azotea", pone como ejemplo Díaz.

Si alguien observa una elevada población de palomas en torno a su vivienda o sufre los efectos de la acumulación de estas aves, puede comunicarlo en la Oficina de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Aranda o ponerse en contacto directo con Abiocontrol, en el teléfono 695311996, para poder estudiar la situación particular y poner los remedios que se consideren los más apropiados.