El coste de rehabilitar Santa Catalina es de 23 millones

I.M.L.
-

Esta suma se repartiría entre el Ministerio de Fomento, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento, dejando la cantidad menor, un 12%, para comunidades y particulares interesados en mejorar viviendas en parte de este barrio de Aranda de Duero

Las zonas de viviendas seleccionadas para esta actuación albergan construcciones datadas entre los años 1945 y 1975, por lo que sufren muchas carencias. - Foto: M.A. Valdivielso

El proyecto de regeneración urbana en el que trabaja el Ayuntamiento de Aranda para el barrio de Santa Catalina ha completado ya su segunda fase, en la que se ha delimitado el área de actuación y se han planificado las acciones a realizar, con una estimación de inversión que supera los 22,8 millones de euros. Esta propuesta se presentaba a los vecinos en una reunión a la que acudían 130 personas, de las que 67 cumplimentaban el cuestionario para conocer el estado actual de los edificios y de los espacios públicos. 

Uno de los puntos que se explicaron en dicha reunión fue la distribución de las aportaciones económicas a la hora de financiar las obras, ya que este Plan Especial de Regeneración Urbana (PERI) busca facilitar a los propietarios la mejora de sus viviendas sin tener que cargar con todo el desembolso económico. En concreto, el Ministerio de Fomento sufragaría cerca de 9 millones, un 39,64%, mientras que la Junta y el Ayuntamiento de Aranda harían frente al pago de cantidades similares, 5,6 y 5,2 millones respectivamente, lo que suponen 24,8% para las arcas regionales y 22,7% para las municipales. El resto, que suponen 2,8 millones, cantidad que corresponde solo a la parte proporcional de la rehabilitación de inmuebles, correría por cuenta de los particulares que quisiesen sumarse a este proyecto, sufragando el 12,2% del total de la inversión estimada en el plan.

El coste total es la suma de la inversión que se considera necesaria en las viviendas y edificios, que suma 19,9 millones de euros, más el desembolso necesario para las mejoras de urbanización del entorno delimitado en el PERI, que supone 2,4 millones, completando la cantidad final con medio millón más al que ascienden los gastos de gestión de todos los trámites.

Espacio físico. El estudio previo para elaborar este PERI seleccionaba dos zonas dentro del mismo barrio que, por su proximidad y compartir características tipológicas, justifican que constituyan un mismo ámbito de actuación aunque sea discontinuo. La zona más amplia es la conformada por el grupo de viviendas Santa Catalina, promovido por la Delegación Nacional de Sindicatos en el año 1954, con frente a la calle Santiago y delimitado por las calles Ponce de León, Fernán González, Pizarro, Colón, Comendador Acuña, Montelatorre, Fernán González y avenida Burgos hasta llegar de nuevo a la parte trasera de los bloques con frente a la calle Santiago, a los que se añade la manzana conformada por las calles Tenerife, Pedro San Abad y Santa Margarita. A todo este área se añade el conjunto de bloques delimitados por las calles Santiago, Antonio Machado , Fernán González y Peñaranda.

Toda este ámbito de actuación del PERI está integrado por 33 manzanas y 123 parcelas, de las que 117 tienen uso predominante residencial, de las que 53 cuentan con locales destinados a comercio, almacén o garaje en planta baja. En superficie, se está abarcando un total de 73.167 metros cuadrados, donde se han contabilizado 1.075 viviendas, de las que solo cuatro son construcciones posteriores a 1980, por lo que el coste medio de la rehabilitación para cada una de ellas sería de 18.578 euros.

En el análisis tanto físico de calles y edificios como las características demográficas de sus habitantes, se ha realizado una clasificación de las parcelas del área delimitada según sus necesidades de intervención, en la que 13 inmuebles coronan la clasificación de mayor a menor índice de necesidad, repartidos en once calles que son Obispo Acosta, Santiago, Pizarro, Belorado, Castrojeriz, Santa Margarita, Briviesca, Roa, Montelatorre y avenida Burgos. En la zona media de esta clasificación hay hasta 96 inmuebles, mientras que solo 7 muestran un mejor estados de conservación.