«Creer que hay vida inteligente en otros planetas es una cuestión de fe»

R.P.B. / Burgos
-

El científico del CSIC Javier Martín-Torres defiende que existe vida inteligente fuera de la Tierra pero que es muy difícil de comprobar

Javier Martín-Torres trabaja en el CSIC. - Foto: Luis López Araico

«Estoy seguro de que hay vida en otros planetas. Otra cosa es que haya vida inteligente, que yo pienso que puede haberla. Pero creer en ello se convierte en una cuestión de fe, como la religión, porque es muy difícil detectarla o que nos detecte a nosotros». Javier Martín-Torres científico titular del Centro de Astrobiología del CSIC, charló ayer en Cultural Cordón, organizado por la Facultad de Teología y Caja de Burgos, sobre uno de los grandes planteamientos de la ciencia: la posibilidad de que exista vida inteligente fuera del planeta Tierra.
El investigador, responsable del REMS, pieza clave de la misión espacial Curiosity, actualmente en Marte, opina que algún rincón del universo puede existir una civilización inteligente pero que no tenga manera de contactar con el exterior. «En nuestro planea hubo civilizaciones como los mayas, los incas o los egipcios que fueron muy importantes pero no tuvieron la capacidad de, por ejemplo, transmitir ondas al espacio. No sólo se trata de saber que haya vida y que ésta sea inteligente, sino que además pueda contactar con nosotros o nosotros con ellos para tener una prueba fehaciente de que esa vida existe. Son muchos factores que dejan una posibilidad baja de que podamos demostrar que haya vida inteligente en otros planetas, lo que no significa que no la haya. Estoy convencido de que la hubo, la hay y la habrá, porque el universo es vastísimo».
Aunque la misión del Curiosity no es buscar vida en Marte, sino condiciones de habitabilidad tanto en el pasado como en el presente, Martín-Torres cree que investigaciones como ésta permiten confirmar que en efecto hubo vida más allá de la Tierra. ¿Y por qué no pudo o puede haberla en otros? Según el científico, existen en la actualidad varios proyectos para tratar de contactar mediante señales con otros planetas del espacio. «Pero son proyectos que difícilmente podrían cumplir su objetivo. El problema de la existencia de vida inteligente fuera de la Tierra tiene difícil respuesta. Aunque la NASA o la Agencia Espacial lo crean, porque de lo contrario no mandarían tantas misiones espaciales. Yo soy escéptico en este sentido. No creo que podamos encontrar es  otra vida inteligente».

Los límites

Aunque el hombre no ceje en su empeño por intentar confirmar la existencias de otras civilizaciones, para este científico hay unos límites demasiado importantes. «Los límites los impone el espacio y el tiempo. Los planetas más cercanos están a años luz de distancia, de manera que el poder obtener información de ellos es muy complicado. La velocidad de la luz es un límite enorme. Y no podemos viajar en el tiempo».