De la ausencia presente

R.P.B.
-
De la ausencia presente - Foto: Jesús M. Izquierdo

El alcalde, Daniel de la Rosa anuncia que la Operación Añoranza se ampliará también para aquellos que han tenido que emigrar en los últimos años por culpa de la crisis económica

La voz marplatense de Juan Enrique Alarcia irrumpió con enorme calidez en la campa de Fuentes Blancas. Ha sido el suyo un viaje de la sangre; una epopeya que ha superado océanos y tiempo: ha sido una travesía al centro de la memoria, al corazón de la tierra que su padre abandonó. A la que jamás regresó. Murió allá, lejos, con la nostalgia arañando su alma hasta el último día, mordiéndole como un perro en las noches de insomnio, cuando se sentía cerca del fin.Por eso su voz, su presencia, como la del resto de compañeros de la Operación Añoranza, fue un acto de justicia. Y la gratitud temblaba en ella, con toda la melancolía porteña, con toda la dulzura. De la ausencia presente hizo Juan Enrique Alarcia un alegato sencillo y bello:
«Desde Argentina y Cuba queremos agradecer profundamente a todos los que hacen posible que nosotros estemos hoy en nuestro querido Burgos, la tierra de nuestros padres y abuelos. Valoramos el trabajo y el gran esfuerzo que significa armar estos viajes con los problemas que ocasionan y que ustedes, desinteresadamente, solucionan. Es una experiencia que no olvidaremos nunca y que llevaremos siempre en nuestros corazones».
A la fiesta del Burgalés Ausente y Día de las Pañas, colofón de los Sampedros, asistieron miles de burgaleses animados sin duda por otra jornada calurosa. Las peñas, como siempre, lo dieron todo para que no faltara de nada, algo que valoraron las autoridades durante los breves discursos dirigidos a los integrantes de la Operación Añoranza. El presidente de la Diputación, César Rico, recordó a quienes están fuera de Burgos, ya sea en otras regiones o en países del extranjero, que nunca están ausentes. «Siempre estáis presentes en nuestro corazón. Vosotros sois los que, cuando estáis fuera, hacéis que la provincia de Burgos esté presente en muchos municipios y países, haciendo por lo tanto más grande la provincia de Burgos. Siempre estaréis con nosotros», apuntó para recordar que buena parte de esa colonia burgalesa del extranjero salió de pequeños pueblos. Este es un acto de cooperación, de solidaridad y de amistad», apuntó Rico.
Por su parte, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, tuvo el honroso detalle de destacar al ex regidor José María Peña San Martín, presente en el acto, como el creador y artífice de la Operación Añoranza, que ha cumplido 32 años y se ha asentado como una de las citas más entrañables de las fiestas mayores de Burgos.Pero también anunció que su equipo de Gobierno trabajará para que esta iniciativa no se quede exclusivamente en aquellos que, hace ya tantas décadas, emigraron a tierras de ultramar.
«Es muy importante para nosotros mantener los marcos de unidad y la relación estrecha con nuestros vecinos de América. Pero nuestra pretensión es que queremos evolucionar con este programa para años venideros. Porque también en esta época democrática muchos burgaleses se han visto obligados a salir de nuestra tierra para buscarse la vida, para desarrollar su proyecto de vida. Debemos trabajar en un programa complementario para poder invitar a quienes ahora están en países de la Unión Europea y otras regiones de España. Son muchos los jóvenes que con la crisis económica tuvieron que emigrar. Aunque lleven diez o doce años fuera también se merecen nuestra atención porque no siempre pueden venir cuando quieran. Es un compromiso con el que vamos a trabajar».

con las casas regionales. El alcalde también anunció que se va a recuperar una mayor presencia de aquellas casas de Burgos y de Castilla y León «que antes venían masivamente en el día de las peñas para convivir con nosotros en Fuentes Blancas. En los últimos años he comprobado que la representación ha ido descendiendo. Llegaron a venir decenas de ellos en autobuses. Es otro compromiso», apostilló De la Rosa. Tras las palabras del alcalde, volvió a sonar el Himno a Burgos. La tradicional misa congregó a muchos fieles en las laderas de Fuentes Blancas y el resto de la jornada fue una fiesta llena de alegría, música, bebida y comida. Un colofón hermoso a los Sampedros.