Polémica por el caché de un concierto en el Apolo

R.C.G.
-

Los 22.667 euros pagados a la Orquesta Gregorio Solabarrieta con informes técnicos desfavorables por considerarlo "desorbitado", hacen que sea una de las actuaciones más caras del teatro desde su reapertura

Polémica por el caché de un concierto en el Apolo - Foto: Ruth Laguna

El concierto que ofreció la Orquesta Gregorio Solabarrieta con Gonzalo del Val en el Apolo el pasado fin de semana lleva camino de ser el más sonado del año. Y no por la calidad de la actuación sino por los 22.667 euros que ha costado la misma a las arcas municipales, un precio que la convierte en una de las más caras de las que ha acogido el teatro desde su reapertura y que ha suscitado polémica. La realización del concierto contaba con dos informes contrarios al mismo, el del jefe del departamento de Cultura y el del interventor, ambos por considerar que el caché era "absolutamente desproporcionado" y no se ajusta a lo que dicta el mercado. En este sentido comparan lo que se la ha pagado a la orquesta mirandesa con lo que perciben la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (65.000 euros por cuatro conciertos, aunque hay que matizar que también recibe 7 millones de la Junta) o la deBellas Artes de Valencia (15.000 euros por actuación), ambas compuestas por más de medio centenar de músicos profesionales. Asimismo se enumeran otras actuaciones contratadas en los últimos años a Scherzi Musicali, gestora de la Orquesta Gregorio Solabarrieta, por cantidades muy por debajo de la que se ha pagado ahora. Al margen del caché, una de las cuestiones que pone de relieve el informe es que se han modificado las condiciones que rigen para todos los colectivos locales que actúan en el Apolo, ya que hasta la fecha el criterio que se ha seguido sin excepción es que el 80% de la taquilla se lo queda la asociación o grupo y el porcentaje restante es para el Ayuntamiento. En este caso no se ha seguido esa pauta. Los motivos que se dejan entrever para explicar porqué desde el equipo de gobierno se ha decidido contratar este concierto bajo otra fórmula, radican en que existía un compromiso para firmar un convenio con la asociación Scherzi Musicali por 25.000 euros para el pasado ejercicio y 65.000 para el actual para la realización de un proyecto artístico y pedagógico. Así se acordó en marzo de 2019, aunque tras múltiples informes desfavorables entre otras cosas por la falta de justificación económica, finalmente en diciembre se rebajó la cantidad a 20.000 euros. El informe destaca que a continuación, la concejala propuso la realización del concierto que ha desatado la polémica. explicación. La titular de la cartera de Cultura, Montse Cantera defiende que no se ha seguido la regla de porcentaje de taquilla porque ha sido el Ayuntamiento y no la orquesta el que ha impulsado el concierto, por lo que se ha seguido el mismo procedimiento que cuando se contratan otras actuaciones musicales para fiestas o el propio teatro y se solicita presupuesto previo. En este sentido justifica el importe al que decidió dar luz verde pese a los informes adversos en los costes que tiene la banda (ensayos, desplazamientos, materiales...) y los músicos que actuaban. Asimismo Cantera considera que "no tiene sentido" la comparación con orquestas que perciben subvenciones millonarias y confirma que este año no se firmará convenio con Scherzi Musicali. Es algo que también recalca la asociación, quien deja claro que los 22.000 euros les permitirán cubrir otras actividades que realizarán a lo largo de los próximos meses dentro de su proyecto pedagógico. "No entendemos esta polémica cuando toda la gente que saca adelante este proyecto, que se ocupa de la parte administrativa y la gestión del colectivo, lo hace en su tiempo libre sin cobrar y con la intención de promover la cultura en Miranda", asegura el director Asier Puga, quien remarca que desde su puesta en marcha, Scherzi Musicali ha contribuido a dinamizar la ciudad con diferentes proyectos, algunos de los cuales tienen a jóvenes músicos como protagonistas.