El primer día de un sueño hecho realidad

J.M.
-

El alcalde, Daniel de la Rosa, visita los Almacenes Municipales, despacha con los líderes del PP, Cs y los mandos de la Policía Local yatienden a medios de comunicación locales, regionales y nacionales

El primer día de un sueño hecho realidad - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Son las 7.45 horas. El nuevo alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa, apura el último sorbo a un café en la cafetería del Hotel Puerta de Burgos mientras echa un vistazo al ejemplar del día de Diario de Burgos y espera al secretario provincial de CCOO, Ángel Citores. Con él se había comprometido el pasado 2 de junio, en una comida con los trabajadores del Ayuntamiento y con motivo de la festividad de San Juan de Ortega, a realizar una visita a los Almacenes Municipales el primer día lectivo de la undécima legislatura. Tocaba cumplir con la palabra dada y, nada más verse, el regidor y el líder sindical se fundieron en un abrazo. Sobraban las palabras. La agenda institucional no podía ser más apretada y era obligatorio salir raudos hacia Villalonquéjar.
La llegada del alcalde a los Almacenes Municipales, a eso de las 8 de la mañana, generó mucha curiosidad. Los trabajadores se asomaban por los pasillos y media docena de ellos, con el jefe a la cabeza, ejercían de anfitriones en una visita rápida en la que mostraron las instalaciones al regidor. Le contaron que andan un poco cortos de personal (Citores apunta que la plantilla ha caído casi un 50%), que hace falta renovar la flota de vehículos... De la Rosa lo corroboró al señalar él mismo, y con cierta sorpresa, una furgoneta con la matrícula de Burgos «de la letra T». Se comprometió a mejorar la situación «en la medida en que sea posible».
En una de las naves del complejo llama la atención del alcalde un montón de placas de las calles de la ciudad. La que tiene más a mano es la de calle María Amigo, nombre con el que se rebautizó la pasada legislatura a la antigua Pedro Alfaro en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. «Gracias al PSOE», presumió recordando uno de los mantras de la pasada legislatura.
En otra sala, las columnas de urnas electorales sirven a De la Rosa para bromear: «Estas se llenaron de votos socialistas». En el paseo por la zona, que aprovecha para saludar a cada empleado con el que se encuentra, se interesa porque le hagan llegar las necesidades del servicio. No hay tiempo para más. A las 8.45 horas tiene que entrar en directo con el periodista de Onda Cero, Carlos Alsina. Los medios nacionales se han interesado por lo sucedido en Burgos y, tras la entrevista, el alcalde se muestra tranquilo. «Han entendido perfectamente lo que ha pasado aquí», comenta satisfecho.

[más información en la edición impresa]