scorecardresearch

La 'Operación Barbarroja', "un día para la vergüenza"

EFE
-

Merkel recuerda la invasión nazi a la Unión Soviética como "un horrible capítulo más" en la historia del país y hace un llamamiento al diálogo con Rusia, mientras que Putin aboga por restablecer la alianza con Europa por el bien global

La 'Operación Barbarroja', "un día para la vergüenza" - Foto: FILIP SINGER

Alemania recordó hoy los 80 años de la invasión nazi a la URSS con una ofrenda floral en el monumento conmemorativo soviético de Schönholzer Heide, en el norte de la capital alemana, donde yacen 13.000 oficiales y soldados del ejército rojo caídos en 1945 en la batalla de Berlín.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, depositó una corona de flores ante el monumento a la Madre Patria para honrar a las víctimas de la invasión nazi el 22 de junio de 1941 que dio comienzo a la denominada por los rusos Gran Guerra Patria y en la que perdieron la vida 27 millones de soviéticos, 14 millones de ellos civiles.

El monumento de Schönholzer Heide, que rinde homenaje asimismo a las víctimas entre los prisioneros de guerra soviéticos, es uno de los principales lugares conmemorativos soviéticos junto al de Treptow y Tiergarten.

En un discurso el viernes durante la inauguración de la exposición Dimensiones de un crimen. Prisioneros de guerra soviéticos en la II Guerra Mundial en el Museo Germano-Ruso Berlín-Karlhorst, donde el 8 de mayo de 1945 se firmó la capitulación de la Wehrmacht, Steinmeier calificó la guerra de la Alemania nazi contra la URSS de "barbarie asesina".

Tras la invasión de Polonia en 1939, el 22 de junio de 1941 se desató "el odio y la violencia, la radicalización de una guerra hasta el delirio del exterminio total".

"Nadie tuvo que lamentar en esta guerra más víctimas que los pueblos de la entonces Unión Soviética. Y aún así, estos millones no están tan profundamente grabados en nuestra memoria colectiva como lo exige su sufrimiento y nuestra responsabilidad", dijo.

Agregó que "el recuerdo de este infierno, de la enemistad absoluta y la deshumanización del otro" es un deber para los alemanes y constituye una advertencia para el mundo.

Según Steinmeier, "sólo el que aprende a leer en el presente las huellas del pasado, podrá contribuir a un futuro que evite guerras, rechace dictaduras y posibilite una convivencia pacífica en libertad".

 

"Un día para la vergüenza", según Merkel

También la canciller alemana, Angela Merkel, recordó en su videomensaje del sábado la invasión nazi a la Unión Soviética, "un día para la vergüenza" y "un horrible capítulo más" tras la invasión de Polonia que dio comienzo a la II Guerra Mundial.

Agradeció a las tantas personas que extendieron sus manos a Alemania para la reconciliación -algo que "roza el milagro, después de lo que les habían hecho los alemanes"-, a la política del último dirigente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, que posibilitó la reunificación pacífica de Alemania, y a las relaciones de las sociedades civiles entre ambos países desde entonces.

"Por eso, tanto más nos duele hoy cómo el compromiso de la sociedad civil en Rusia, pero también en Bielorrusia, se está viendo limitada" e incluso prohibida, algo que lastra las relaciones entre ambos países.

Merkel se refirió asimismo a la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia en 2014 y el apoyo masivo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, con el que Moscú ha violado el derecho internacional y "ha puesto en duda el orden europeo de posguerra", dijo.

"Y aún así, seguimos necesitando el diálogo con Rusia" y la cooperación internacional, señaló.

 

Putin aboga por reforzar la relación con Europa

El presidente ruso, Vladímir Putin, abogó por el "restablecimiento" de una alianza con Europa y por dejar de cargar con "malentendidos" y "agravios" del pasado en una columna que publica hoy el diario Zeit en el 80 aniversario de la invasión de la Unión Soviética por parte de la Alemania nazi.

"Quiero subrayarlo una vez más: Rusia aboga por el restablecimiento de una amplia cooperación con Europa", señala Putin.

En un mundo que se desarrolla de forma dinámica y se tiene que enfrentar a siempre nuevos desafíos y amenazas, "sencillamente no nos podemos permitir arrastrar la carga de malentendidos, agravios, conflictos y errores del pasado", que suponen un obstáculo para la resolución de problemas actuales, afirma.

"Estamos convencidos de que tenemos que reconocer todos estos errores y corregirlos. Nuestro objetivo común e incuestionable es garantizar la seguridad del continente sin líneas divisorias y un espacio homogéneo para una cooperación en igualdad de condiciones y el desarrollo colectivo para la prosperidad de Europa y de todo el mundo", dice.

Según Putin, la historia de la posguerra en la gran Europa ha puesto de manifiesto que la prosperidad y la seguridad del continente sólo son posibles con el esfuerzo colectivo de "todos los países, incluida Rusia".

Aseguró que Rusia está abierta a "una cooperación justa y creativa". Por ejemplo, con el establecimiento de un espacio común de cooperación y seguridad "desde el Atlántico al Pacífico".

En ese sentido alude al "desastroso estado" en el que se encuentra el sistema de seguridad europeo, con un aumento de las tensiones y "el riesgo palpable de una nueva carrera armamentística", y a las grandes opciones de ofrece una cooperación y que se están dejando pasar.

Putin subraya que "la histórica reconciliación" entre el pueblo soviético y los alemanes de ambos bloques y con la Alemania reunificada desempeñó un "colosal papel" en el diseño de una Europa capaz de superar el distanciamiento y recuperar la confianza y el respeto mutuo tras "las tragedias europeas de la primera mitad del siglo pasado".

El origen de la "creciente desconfianza mutua" en Europa tras la Guerra Fría se encuentra en el "avance" de la OTAN hacia el Este, que comenzó cuando la cúpula soviética fue convencida de dar su visto bueno al ingreso de la Alemania reunificada a la Alianza Atlántica, afirma.

Este enfoque se contradice con la postura de Rusia, que en "la lógica de una gran Europa unida por valores e intereses comunes" quería establecer lazos con los europeos, agrega.

Las consecuencias de esta "política agresiva" encuentra un claro ejemplo en "la tragedia ucraniana de 2014", en la que "Europa apoyó de manera activa el golpe de Estado armado en Ucrania" organizado por Estados Unidos que provocó "la división interna" y "la salida de Crimea" de Ucrania, defiende.

El diario "Zeit" recuerda que tanto el Gobierno alemán como la Unión Europea hablan de "violación del derecho internacional" y de la "anexión" de Crimea por parte de Rusia