Apuntes para cantar la lección

I.L.H. / Burgos
-

Esther Ruiz Palomo, profesora de la Facultad de Humanidades y Educación, crea un manual para docentes de Educación Musical en Infantil con canciones y actividades paralelas

La profesora ensaya las canciones con sus alumnos de la UBU. - Foto: Luis López Araico

El oído es la capacidad más desarrollada que tienen los niños pequeños. De ahí que la música sea un excelente transmisor de conceptos y enseñanzas que de otro modo resultarían difíciles de asimilar. Entonar canciones como Antón pirulero, Aserrín, aserrán, Que llueva, que llueva o Ratón que te pilla el gato contribuyen de manera eficaz y divertida al desarrollo físico, intelectual, afectivo, social y moral de los niños. Con ellas aprenden a vocalizar, a memorizar la letra, a moverse al ritmo de la melodía, a escuchar, etc. Pero no todas las canciones son aptas para los niños.
La profesora de la Facultad de  Humanidades y Educación de la Universidad de Burgos, Esther Ruiz Palomo, recoge en un libro medio centenar de temas adecuados a la educación de los más pequeños. Canciones para globalizar la Educación Musical en Infantil, publicado por la Editorial CCS, reúne canciones populares y otras compuestas por la autora que siguen una secuencia didáctica de acuerdo a un criterio de complejidad creciente.
La autora plantea con cada canción una serie de actividades que ayudan al desarrollo cognitivo de los niños de Educación Infantil y hacen más fácil la tarea diaria de los maestros. Por ejemplo, la profesora de la UBU crea una canción que lleva por titulo El trenecito y a partir de ahí propone una tabla de ejercicios: «Cantamos la canción, escuchamos sonidos de medios de transporte, trabajamos el ritmo recitando la letra, acompañamos la canción con palmadas o con algún instrumento de percusión, hacemos ejercicios de movimiento imitando trenes que se mueven más rápido o más lento... es decir, en torno a ese centro de interés que en este caso es el tren se pueden hacer todas las actividades que permiten el desarrollo de la educación musical completa», puntualiza.
«Estoy convencida, y en el libro se demuestra, que tomando como núcleo una canción cualquiera se puede trabajar los tres bloques fundamentales que componen la Educación Musical en Educación Infantil: el canto, el desarrollo de la percepción auditiva y la formación rítmica. Por eso propongo actividades que cubran los tres bloques y que permitan desarrollar una actividad musical completa», añade. De ahí que tampoco valga cualquier tema del repertorio popular. Ruiz Palomo ha creado 19 composiciones pensadas para que puedan ser interpretadas por niños de entre 3 y 6 años.
La profesora recuerda que para que un tema sea idóneo a las capacidades de los más pequeños la melodía no debe ser excesivamente amplia «para que los niños puedan cantarla y afinarla adecuadamente a su aparato vocal»; la tesitura, es decir, el número de notas que abarca tampoco puede ser muy grande; se requiere que sean notas agudas, porque su voz es menos grave que la de los mayores; las letras deben ser comprensibles; el ritmo sencillo y necesita partes que se repitan «porque eso les da sensación de seguridad».
Aunque en un principio pensó incluir un CD, problemas con los derechos de autor la  hicieron desistir. Pero los temas están interpretados a voz y piano en su blog: www.aclaseconmusica.com.

La música en la Ley Wert

Las cualidades didácticas del libro las ha puesto en práctica con niños y niñas y con sus propios alumnos, que serán futuros maestros de Educación Infantil. «Está probado y funciona», sentencia.  
Y eso que la educación musical, asegura, «cada vez está menos valorada». «Hubo una época en la que la legislación decía que era fundamental, pero ahora estamos retrocediendo y se quitan horas de música. No me cabe en la cabeza, sobre todo porque están surgiendo continuamente investigaciones que demuestran la enorme capacidad y potencial educativo que tiene. No solo para el aprendizaje de la música, sino para casi todo. Ahora mismo en la Universidad de Valencia hay un estudio que habla de los beneficios de la música para compensar el fracaso escolar. Pero la nueva reforma quiere quitar horas..., no lo entiendo», se lamenta aludiendo a la LOMCE, la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa que quiere aprobar el ministro de Educación, José Ignacio Wert.