Un charco causa 2 accidentes en Calzada en los últimos meses

S.F.L.
-

El Ayuntamiento informará a Fomento del riesgo que existe cuando cae mucha lluvia

En la imagen se aprecia que el agua acumulada invade gran parte del carril antes del acceso a la N-I y del cruce con Berzosa. - Foto: DB

Durante los últimos meses de 2019 se registraron en la carretera de acceso a la N-I a la altura de Calzada de Bureba dos accidentes leves de tráfico provocados por el agua acumulado en la vía tras días de lluvias. Un usuario habitual de el tramo se ha puesto en contacto con este periódico para exponer los peligros a los que se enfrentan los conductores cuando diluvia.
Según esta persona, desde hace aproximadamente un año y cada vez que llueve de manera continuada, se forma un gran charco de agua en la carretera -próximo al cruce de Berzosa- en un tramo de 80 kilómetros por hora. Los vehículos, que no suelen circular a gran velocidad puesto que hay una rotonda unos metros adelante -la de acceso a la nacional- corren el riesgo de que se produzca aquaplaning y pierdan el control. 
Los dos vehículos que sufrieron un pequeño percance a finales del año pasado se salieron de la calzada porque las ruedas de sus turismos perdieron agarre y dejaron de contactar con el asfalto por el liquido que había acumulado. Un conductor que transita habitualmente por la zona afirma haber expuesto los riesgos existentes a un trabajador de carreteras que se encontraba en dicho lugar y añade que este achacó que las inundaciones se deben a una «posible rotura de un sumidero causada por un vehículo agrícola».
La alcaldesa de Calzada, Ana Isabel Cornejo, afirma que es «consciente» de las fatales consecuencias que puede traer esta acumulación de agua y que, a pesar de que conoce el mal estar de algunos usuarios de la vía, aclara que «nadie» se ha dirigido a ella para comunicarla nada. No obstante, el Ayuntamiento «se pondrá en contacto con el Ministerio de Fomento para dar aviso del estado de la carretera cuando llueve». Cornejo aclara que últimamente es «habitual ver a operarios» en este tramo y que algún día han colocado señales de tráfico avisando del riesgo.

ACCESO DE LA N-I A CALZADA.
Otra vía peligrosa es la que une la antigua N-I a la carretera BU-504, que atraviesa Calzada y se dirige hacia Busto, continúa en un estado lamentable. Los socavones invaden la calzada y hacen que la conducción sea peligrosa. Alcaldes de los pueblos cercanos han mostrado su indignación a Fomento y a la Junta  y han solicitado ayuda pero todavía no han recibido respuesta alguna.