Las empresas buscan profesionales industriales fuera

B.A.
-
Las empresas buscan profesionales industriales fuera - Foto: Juan Carlos Ontoria

Necesitan operarios con formación en las áreas de mecánica, electrónica o electricidad y en la actualidad no hay en la ciudad personas que puedan satisfacer esta demanda de empleo

En Aranda de Duero existe en la actualidad un gran desequilibrio entre la demanda de perfiles industriales y la oferta de personas disponibles con formación para desempeñar esas funciones, lo que lleva a las empresas instaladas en la capital de la Ribera a tener que recurrir a profesionales de fuera de la localidad para poder cubrir esas plazas que requieren. Así lo reconocen en las dos empresas de trabajo temporal que mayoritariamente colaboran con las compañías arandinas, Adecco y Eurofirms. «No damos abasto para cubrir la demanda que hay de estos perfiles», dicen desde la segunda, mientras que en la primera mantienen: «Es el perfil más demandado en general y en particular en Aranda también, no es suficiente la oferta que hay para cubrir la demanda». 

Esos profesionales que tienen una fácil salida laboral al mercado arandino son todos aquellos que tienen que ver con las ramas industriales: mecánicos, electromecánicos, eléctricos o electrónicos. «Es un perfil demandado para cubrir profesiones, lo que llamamos oficios, y también es un perfil demandado para cubrir puestos más genéricos, como operarios de producción, ya que están muy bien formados en aquellas competencias que tienen que ver con capacidades técnicas, con mantenimientos básicos. Eso le viene muy bien a las empresas porque su adaptación es muy fácil», explica Eva Franco, directora de Adecco en Burgos. 

Cuando las empresas piden operarios de producción, comentan desde Eurofirms, solicitan que tengan esa formación. «Quieren que los propios operarios tengan la capacidad de gestionar ciertas incidencias que pueda ocasionar la maquinaria. Independientemente de que luego exista un equipo de mantenimiento prefieren contratar a personas que tengan la capacidad de hacer esos ajustes básicos a las máquinas», comentan desde Eurofirms, donde reconocen que muchos de los empleados prefieren trabajar como operarios que en puestos más específicos, aunque esa decisión varía también en función de quien sea el contratante.

Ese desequilibrio obliga a las empresas de trabajo temporal a recurrir a personas de fuera de Aranda para poder suministrar a las compañías del personal que les solicita. «Tiramos mucho de Burgos y Valladolid, pero depende del cliente, porque hay algunos que quieren que los trabajadores sean de Aranda, para evitar que se marchen si les sale otro trabajo en su ciudad de origen», comentan desde Eurofirms en relación a este aspecto que dificulta aún más la búsqueda.
Otros perfiles que también tienen mucha demanda en Aranda son el de soldador («en cuanto llega una oferta se adjudica enseguida», señalan desde Eurofirms), o el de técnico de mantenimiento. A estos, desde Adecco añaden otros perfiles: «también hay necesidad de carretilleros y de operarios del sector de la alimentación, debido a las industrias de este ámbito que hay en Aranda», afirma Eva Franco.

En la actualidad en Aranda hay dos institutos donde se imparte ciclos formativos relacionados con las ramas próximas a la industria. En el CIFP Santa Catalina se puede obtener la FP Básica de Electricidad y Electrónica, el grado medio de Instalaciones Eléctricas y Automáticas y el grado superior en Mantenimiento Electrónico. El Empecinado ofrece el grado superior de Mecatrónica, el grado medio de Mantenimiento Electromecánico y la FP Básica de Fabricación y Montaje. Sus alumnos, según Adecco, antes de acabar los estudios tienen la posibilidad de hacer prácticas o de desempeñar su primer trabajo. «No hay suficiente con lo que forman los institutos de Aranda, hay una gran demanda de este tipo de talento y los jóvenes están muy solicitados», explican desde esta ETT. 

Según Eva Franco, estos alumnos acceden de manera prácticamente inmediata a su primer trabajo. «Muchos de los que hacen prácticas, si desempeñan bien su trabajo, tienen muchas posibilidades de quedarse en esa empresa», explica la directora de Adecco en Burgos, que señala que casi el 50% de las personas que contratan de forma temporal en Aranda terminan quedándose en esa empresa. «En este sentido, el porcentaje es mucho más alto en Aranda que en otros sitios», comenta Franco, que reconoce que estaría bien que se pudieran ampliar en Aranda el número de ciclos formativos para poder surtir de profesionales. «Seguirían teniendo hueco en las empresas por esa gran demanda. Es necesario».