La falta de personal obliga a cerrar la Biblioteca Pública por las tardes

C.M. / Burgos
-
Este cartel anunciaba hasta ayer el cierre temporal. - Foto: DB

Una vacante por jubilación no se ha cubierto y ha finalizado otro contrato temporal. La situación podría prolongarse durante 8 días

Año y medio después de la reapertura de la Biblioteca Pública del Estado en el edificio de la plaza de San Juan con más espacio y más libros a disposición de los usuarios y nuevas tecnologías para fomentar el autopréstamo, los problemas con la falta de personal continúan. 
La puerta principal luce desde ayer un cartel en el que se indica que el recinto no puede abrir sus puertas por la tarde debido a que no hay plantilla suficiente para atender el horario habitual completo (9 a 21 horas). La situación podría prolongarse entre 8 y 10 días si no se encuentra antes una solución. 
Se da la circunstancia de que una persona se acaba de jubilar y otro contrato temporal también ha finalizado. En el primer caso, la Delegación Territorial de la Junta inició los pasos para la sustitución hace un mes sin que la Dirección General de Políticas Culturales haya dado el visto bueno. «Solo nos falta un documento de Cultura para que puedan iniciarse los trámites y se ponga en marcha la bolsa de empleo. Hemos pedido que se agilicen para que podamos contratar porque nosotros ya expusimos hace un mes esta necesidad con el objetivo de evitar que la Biblioteca se cerrara hoy (por ayer)», indicó el delegado territorial de la Junta, Baudilio Fernández-Mardomingo.
No obstante, el delegado territorial aseguró que intentará buscarse una solución provisional con personal del Servicio Territorial de Cultura. «Intentaré ver si tenemos alguna persona que pueda trabajar unos días en la Biblioteca hasta que se cubra la plaza», añadió.
Esta tarde sí se abrirá el edificio para acoger una actividad que ya estaba programada a cargo de Bambalúa Teatro, que interpretará ‘La máscara roja’, sobre un relato de Edgar Allan Poe. Será a las 18 horas pero la entrada se realizará por la calle Cardenal Benlloch y no por la plaza de San Juan. 
No es la primera vez que la falta de personal obliga al cierre. Hace un año se tomó la decisión de no abrir la sala infantil por las mañana, lo que motivó muchas quejas de los usuarios. Se rectificó y se reabrió aunque solo durante las vacaciones escolares. También generó polémica el retraso en la apertura de la sala de estudio debido a ajustes que hubo que hacer para la instalación de una alarma. 
Una docena de personas trabajan en la Biblioteca, las mismas que en el inmueble antiguo aunque se ha triplicado el espacio.