"Burgos se beneficiará de la descongestión de Madrid"

G. Arce
-

José María Calzada, catedrático de Economía de la UBU, analiza de dónde viene y hacia dónde camina la economía burgalesa

"Burgos se beneficiará de la descongestión de Madrid" - Foto: Luis López Araico

Nacido hace 55 años en lo que ahora se denomina la ‘España vaciada’, su querido Susinos del Páramo, pertenece al cuerpo docente de la Universidad de Burgos desde 1988 y ha sido decano de la Facultad de Económicas. El catedrático José María Calzada ejerce como profesor del Área de Métodos Cuantitativos para la Economía y la Empresa y entre clases de estadística, matemáticas, informática y econometría dedica su tiempo a coordinar al equipo que elabora el Boletín de Coyuntura Económica de Caja Viva-Caja Rural, una obra con más de una década de trayectoria indispensable para conocer de dónde viene y hacia dónde camina la economía burgalesa. 
La OCDEaugura caída del crecimiento de España para este año y los dos próximos. ¿En Burgos se percibe ya esta ralentización?
Sí. La economía burgalesa sigue creciendo pero menos que la media nacional. Es algo que ocurre desde 2014 y que veo con pesimismo. Aunque puede parecer que la diferencia no es mucha, dado que la industria tiene un peso muy importante en el PIB provincial, la pérdida de empleo es todavía muy importante y si se genera es a un ritmo por debajo de la media nacional. En España se ha recuperado el nivel de empleo previo a la crisis, en Burgos aún no. 

Pues presumimos de tener menos paro que en otras provincias.
El paro no es referencia de actividad económica y ofrece una percepción bastante falsa. Lo importante es la ocupación. Burgos puede tener un paro muy por debajo del de Madrid pero las expectativas de encontrar empleo en la capital de España son mucho mayores que aquí. De ahí uno de los grandes males de nuestra economía: la emigración interna, se van más burgaleses de los que atraemos, estemos en crecimiento o en crisis. Lo importante no es el poco paro sino cuánto empleo generamos y en eso no podemos competir. En realidad, no tenemos menos paro por haber creado más empleo sino porque la gente lo busca en Madrid u otros destinos.  
¿Dónde están las causas?
En el Boletín siempre hemos insistido en la pérdida de población, que es el problema más importante de la economía burgalesa. La población genera economía y ésta se crea para la población. Burgos es una capital pequeña, con cerca de 200.000 habitantes, y el resto de la provincia y sus límites con otras provincias apenas cuentan con términos con poblaciones de peso. 
¿Cree en el proyecto de la recuperación de la ‘España vaciada’?
El tema poblacional es muy complejo y se mueve por economías de escala que buscan generar mayor eficiencia, es decir, la economía tiende a concentrarse porque en la concentración es más eficiente y reduce costes. Este es nuestro problema: la economía tiende a núcleos de población más grandes de los que tiene Burgos. Romper esta dinámica es complejo, pero es la obligación de todos los responsables políticos, económicos y de los ciudadanos. Hay que atraer, entre todos, empresas y actividad porque  repercute en beneficio de todos. 
¿También a los pueblos?
Soy muy crítico con este tema, pese a mis vínculos con Susinos del Páramo. El mantenimiento de los pueblos como centros poblacionales permanentes tiene difícil solución. Estamos ante un problema no solo de oportunidades laborales sino de cultura:la mayor parte de los que trabajan en el pueblo residen en la ciudad, incluso los de municipios de tamaño. Hay mucho desplazamiento y no tanto por la falta de servicios básicos -que sí ofrecen pueblos de un determinado tamaño-  sino porque vivimos y nos gusta la cultura de las grandes superficies, del comercio a gran escala, el pasar más desapercibidos entre la multitud... No hay vuelta de hoja en esta tendencia, salvo para los que tienen una visión más bucólica y romántica del mundo rural. Nuestra provincia tiene un mal remedio, excepto la capital y sus núcleos más importantes, por eso hay que centrar los esfuerzos en la capital porque mantendrá la población vinculada a los pueblos. Todos los pueblos están recibiendo inversión y mejoras urbanísticas y de servicios básicos pero no para la población residente sino para la vinculada, que vive en la capital y en unos pocos municipios.
¿Madrid absorbe lo que perdemos y cada vez con más fuerza?
Madrid no crece a costa de nadie sino por sus propias capacidades y recursos. No me gusta el frentismo, tampoco con Valladolid. La cercanía con Madrid y Valladolid es positiva, Burgos se beneficia de dos ejes económicos (Madrid-País Vasco-Francia y Lisboa-Valladolid-Francia) que son una oportunidad para nosotros. Madrid y Valladolid tienen una base poblacional mucho más amplia y un entramado económico más dinámico, lo que les permite generar crecimiento endógeno. ABurgos, por tamaño, le cuesta.
El ‘Madrid y, sobre todo, Valladolid nos quitan’ es un discurso muy implantado en la sociedad burgalesa.
Que no nos favorece en nada, más bien nos perjudica y nos resta oportunidades. Tenemos mercado y espacio y debemos explotarlo, pero nunca con una actitud frentista. Llegará un momento en el que las economías de concentración, las más eficientes, necesitarán cierta descongestión. Me refiero principalmente a Madrid, y Burgos se encuentra en una posición privilegiada para facilitar esa descongestión. (Más información en edición impresa)