Los fisioterapeutas, a tope por las secuelas del aislamiento

B.D.
-

El teletrabajo, la inactividad, las malas posturas y una práctica deportiva incorrecta han provocado numerosas patologías como lumbalgias, tendinitis, cervicalgias o roturas fibrilares, entre otras lesiones

Los fisioterapeutas, a tope por las secuelas del aislamiento - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El confinamiento ha terminado pasando factura a muchos ciudadanos, que han visto resentida su salud por la inactividad, el estrés, las malas posturas y la realización de ejercicio físico de manera incorrecta. Este ‘cóctel’ ha derivado en dolores lumbares, molestias cervicales, tendinitis y hasta roturas fibrilares, entre otras patologías, lo que ha provocado que una vez abiertas las clínicas de fisioterapia haya habido una creciente demanda de sesiones para aliviar esas lesiones.

Así lo reconocen varios de los profesionales consultados por este periódico, quienes coinciden que el encierro ha tenido una serie de consecuencias físicas para muchas personas, tanto por culpa del sedentarismo forzoso como por la práctica incontrolada de ejercicio por parte de quienes no tenían ese hábito.

La fisiterapeuta y osteopata Tamara de la Granja , de la clínica Fisioaxis, destaca que el estrés y la ansiedad provocada por la clausura, junto con la poca movilidad, han afectado seriamente a algunas personas, generando dolores de cuello, lumbares y hombros. En su opinión, las malas posturas, por culpa de un exceso  de tiempo en el sofá, de uso del móvil o del ordenador, han hecho estragos.

Además, la reanudación de la actividad deportiva, unida a la práctica incontrolada de ejercicio, ha generado sobrecargas musculares.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)