Locura por las dos ruedas

L.M.
-

Las tiendas de venta y mantenimiento de bicis y patinetes eléctricos viven estos días un volumen de clientes nunca antes visto. La necesidad de ejercicio motivada por el desconfinamiento ha disparado la demanda y las reparaciones

Locura por las dos ruedas - Foto: Alberto Rodrigo

Los largos días de cuarentena en casa han despertado en los burgaleses un deseo irrefrenable de libertad y unas ganas hasta la fecha desconocidas de hacer ejercicio. Hasta el pasado mes de marzo era habitual ver en paseos, parques y calles de la ciudad corredores, patinadores o ciclistas salir a practicar deporte, pero la avalancha de ciudadanos que se han sumado desde que el Gobierno permitió la actividad física ha sido impactante.

Las mañanas, pero sobre todo las tardes, a partir de las 8, son el momento en el que miles de vecinos cogen sus bicicletas o se calzan las zapatillas para recorrer la ciudad de arriba a abajo. Sin embargo, algunos se han dado cuenta que el equipamiento que tenían olvidado en el trastero, especialmente los vehículos de dos ruedas a pedales, se les han quedado pequeños, tienen los neumáticos en mal estado o la falta de uso ha repercutido.

Es por ello que los establecimientos de venta y reparación de bicicletas viven desde hace días un auténtico tsunami de clientes, ávidos por hacerse con algún modelo para no dejar pasar la fiebre del deporte. «Más que vender nos vienen a comprar. En cuanto ven una que les cuadra casi ni se lo piensan y enseguida quieren llevársela a casa», explican desde Vikings Bike Store.

En Ciclos García el incremento de demanda ha provocado que la gama media de modelos, entre los 400 y los 1.000 euros, esté prácticamente agotada. «Hasta agosto o septiembre no tendremos nuevas de ninguna marca.Viene todo con dos o tres meses de retraso y están incluso pensando en adelantar la gama de 2021 para dar respuesta al incremento de ventas», apuntan.

Desde que volvieron a abrir su negocio admite que están «muy sorprendidos» del volumen de personas que están interesadas en este deporte, tanto para montaña como para carretera, pasando por las de ciudad. «No creo que podamos recuperar el año, pero el tirón es mucho más fuerte que en años anteriores», indican.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)