Goran Huskic, listo para jugar

A.I.A.
-

Joan Peñarroya recupera al pívot serbio para recibir al Bilbao mañana en el Coliseum (18.00 horas). Un triunfo acercará un poco más al San Pablo a la Copa del Rey.

Goran Huskic. - Foto: Jesús J. Matí­as

San Pablo recupera efectivos para seguir soñando con la Copa del Rey. Goran Huskic ya se ha recuperado totalmente de sus molestias y está a disposición de Joan Peñarroya para jugar mañande con el Bilbao en el Coliseum (18.00 horas), que presentará un lleno absoluto. El equipo burgalés está en un momento dulce. Está acariciando su participación en la Copa, lo que supondría un hecho histórico para el club y para el baloncesto local. Un triunfo frente al bloque de Álex Mumbrú supondría un gran paso en el primer reto de la campaña.
Para este importante duelo, el entrenador del San Pablo deberá hacer una vez más descartes. Por primera vez tendrá a su disposición seis pívots, ya que Goran Huskic está recuperado de la lesión y Oliver Stevic sigue con contrato. «Bendito problema», afirma Joan Peñarroya sin querer desvelar a quienes dejará en la grada.
Más dudas existen con respecto a Vitor Benite. Las pruebas médicas a las que se ha sometido han confirmado que su recuperación avanza, pero no se decidirá su presencia hasta poco antes de comenzar el encuentro. Si no juega el camino de JPTokoto quedaría muy despejado, mientras que la baja podría ser la de Jasiel Rivero.
Por contra, el Bilbao, que encadena tres derrotas consecutivas lo que difumina su arrollador inicio de campaña, llega a Burgos escaso de efectivos. No podrá contar por lesión con el base francés Jonathan Rousselle y ni el ala-pívot bosnio con pasaporte finlandés Emir Sulejmanovic.
 El encuentro será especial para el base austriaco Thomas Schreiner, que vistiera la camiseta azulona hace dos campañas. También será singular para el entrenador Álex Mumbrú, que jugara su último partido en el Coliseum hace dos años. «La gente me trató con cariño y fue una bonita manera de dejar el baloncesto en activo. Se lo agradezco», afirma.
Otra prueba del momento dulce que vive el San Pablo está en la expectación que aglutina jornada tras jornada. No solo los aficionados burgaleses permanecen fieles al gran espectáculo que ofrece; también se ha convertido en una plaza atractiva para los rivales. 
Cada vez son más los seguidores de otros equipos que se desplazan hasta el Coliseum. El Retabet Bilbao solicitó 200 entradas al club burgalés, que ha vendido, pero además se han recibido numerosas peticiones de compra de entradas al margen de la entidad. San Pablo ha colgado el cartel de no hay billetes.