Francia inaugura la gran fiesta del fútbol femenino

EFE
-
Francia inaugura la gran fiesta del fútbol femenino - Foto: IAN LANGSDON

La selección anfitriona golea en el estreno mundialista a Corea del Sur (4-0)

Llegó la hora para un Mundial femenino esperado como pocos. La goleada de las anfitrionas francesas sobre Corea del Sur (4-0) abrió este viernes un mes de partidos que deberán servir para confirmar el boom que vive el fútbol femenino.
Tras una ceremonia de inauguración vistosa y con un Parque de los Príncipes (estadio del Paris Saint-Germain) lleno a reventar, pese al mal tiempo, Francia no dejó opciones a las surcoreanas y permitió que algunas de las mujeres llamadas a brillar con fuerza en este torneo mostrasen ya algunas de sus armas, Le Sommer, Henry o Cascarino.
El color de la victoria no se discutió durante más de 9 minutos, el tiempo que tardó Le Sommer en aprovechar una gran internada en el área de la capitana Henry, quien dio el pase de la muerte para la veterana goleadora francesa. Con ese tanto, Le Sommer alcanza ya la cifra de 75 goles marcados con la selección francesa.
La defensa surcoreana era un puñado de nervios, y las francesas detectaron esa fragilidad defensiva para continuar percutiendo, sin apenas permitir a las asiáticas pasar de la línea de medio campo. Dirigidas con maestría por Amandine Henry, manija del Olympique Lyon, las bleues comprobaron también que su superioridad aérea era absoluta, lo que causó un colapso en el área surcoreana cada vez que se lanzaba un saque de esquina o una pelota a balón parado. Así llegó el espectacular gol de volea de la central Mbock Bathy Nka (m.27), que solo fue anulado tras la revisión por el VAR, que también se estrena en este Mundial de Francia.

 

Sin oposición

La posesión siguió siendo claramente azul, y la torre francesa, Renard, iba a causar estragos en sendos saques de esquina poco antes del descanso en los que remató con la ayuda de sus 186 centímetros y sin apenas oposición para dar una ventaja definitiva a Francia. Con 3-0 se llegó a los vestuarios, una diferencia que permitió a las anfitrionas dar por finiquitado el duelo, que apenas tendría novedades a lo largo de la segunda parte. Solo dos tímidas ocasiones surcoreanas, que supusieron además sus dos primeros tiros del encuentro, a cargo de C. Kang y M. Lee, alteraron a la defensa gala.
La capitana Henry, la mejor jugadora sobre el césped, coronó su gran debut con un magnífico disparo desde fuera del área a cinco minutos del final para coronar un choque en el que Francia dejó claro que aspira a todo en su Mundial.
El único lunar para Francia fue la suplencia de una de sus estrellas, Gauvin, castigada por la seleccionadora, Corinne Diacre, por llegar tarde a los entrenamientos. Pese a todo, salió a jugar mediado el segundo tiempo.