El PSOE prepara una oposición fuerte que reclame el cambio

Santiago González
-

Tudanca se apoyará en Barcones, mientras Ana Sánchez y José F. Martín serán los arietes en la Mesa de las Cortes

Luis Tudanca recibe el aplauso de los miembros del Comité Autonómico el pasado viernes. - Foto: Miriam Chacón (Ical)

El Partido Socialista ya se prepara para afrontar una nueva legislatura en la oposición. Tras ganar las elecciones autonómicas, donde obtuvieron 35 procuradores, todo hace indicar que su candidato, Luis Tudanca, se quedará con la miel en los labios y no podrá formar gobierno pese a un resultado histórico tras 32 años de dominio del Partido Popular.
Tras la firma del acuerdo programático entre PP y Cs, los socialistas han asumido que deberán encabezar la oposición una legislatura más, aunque en esta ocasión serán el único grupo parlamentario que hará frente a un previsible Gobierno de centro derecha, ya que el resto de procuradores se integran en el Grupo Mixto al no haber alcanzado el número suficiente.
Tudanca, que en la noche electoral ya mostró su intención de gobernar a pesar de que necesitaba el apoyo de al menos seis procuradores de otra formación política, se ha quedado más cerca que nunca del Colegio de la Asunción (sede de la Presidencia de la Junta). Ahora, tras recibir el respaldo unánime de sus compañeros tanto en el partido como en el grupo parlamentario, se prepara para ejercer una fuerte oposición para la que ya está moviendo sus fichas.
La constitución de las Cortes ya ha permitido visualizar esta intención con la presencia en la Mesa, órgano de gobierno del Parlamento, de Ana Sánchez y José Francisco Martín, dos pesos pesados del PSOE autonómico y de la máxima confianza del secretario y candidato socialista. Sánchez, que repite como vicepresidenta, es uno de los arietes de Tudanca y Martín es un veterano y correoso procurador, con un gran conocimiento de la institución y de sus mecanismos, lo que será fundamental en un órgano en el que el PSOE estará en minoría.
Caras del cambio.

La portavocía del grupo parlamentario será asumida directamente por el propio Luis Tudanca, quien intentará desde el primer día poner en aprietos al Gobierno en las sesiones de control y recordar machaconamente el «voto de cambio» que salió de las urnas el pasado 26 de mayo. «La gente ha votado cambio y por mucho que perviertan las palabras el único cambio posible es que gobierne el Partido Socialista», dijo el pasado jueves en Valladolid ante el Comité Autonómico, que le brindó puesto en pie un aplauso de varios minutos.
Uno de sus principales apoyos seguirá siendo la soriana Virginia Barcones, quien ya era una estrecha colaboradora de Tudanca la pasada legislatura antes de abandonar las Cortes para convertirse en delegada del Gobierno. Ahora es previsible que forme parte del núcleo duro del grupo socialista, que en esta ocasión dispondrá de una decena más de procuradores para ejercer un control férreo a todas las áreas del Gobierno autonómico.