scorecardresearch

Tráfico estudia la necesidad del tacógrafo en las furgonetas

F.L.D.
-

Algunas empresas utilizan este transporte para evitar multas por exceso de conducción y la DGT ha observado un incremento de la accidentalidad

Las matriculaciones de estos vehículos se han incrementado. - Foto: Jesús J. Matí­as

Las compras a través de internet han generado tal volumen de negocio que las empresas, para incrementar su competitividad, tienen que ofrecer servicios de entrega en un día para no perder clientes. Las flotas de furgonetas son cada vez más numerosas, pero la exigencia a los repartidores es mayor. Las prisas generan velocidades excesivas en las carreteras y, en consecuencia, más infracciones e incluso accidentes. Tráfico ha puesto el foco en este tipo de transporte y en su seno ya hay voces que se muestran partidarias de un mayor control a las horas de descanso. 

Para empezar, porque la Guardia Civil ha detectado que algunas empresas, principalmente extranjeras, consiguen 'regatear' los controles que realizan al transporte de mercancías dividiendo cargas que habitualmente llevaría un camión en diferentes furgonetas. De esta manera, y ante la ausencia de obligación de llevar tacógrafo, evitan que los agentes puedan determinar si los conductores han realizado un trayecto largo sin cumplir con los obligatorios periodos de descanso. 

Ha habido casos mucho más graves en los que los transportistas han dado positivo en cocaína al realizar el test de drogas. En la Benemérita sospechan que son las propias empresas las que suministran estos fármacos para asegurarse de que sus empleados se mantienen despiertos durante largos periodos de tiempo. 

«Es posible que se abra el debate sobre la necesidad de incluir a las furgonetas dentro de la normativa del resto de transportes de mercancías porque estamos viendo un incremento de la accidentalidad. Muchas veces debido al cansancio, fatiga e incluso conducciones temerarias o por encima de los límites», subraya Raúl Galán, jefe provincial de Tráfico, quien recuerda que en los últimos años se han puesto en marcha diversas campañas de concienciación. «Es una de nuestras prioridades».  

Considerar que una furgoneta es igual que un camión supondría que este tipo de vehículos estarían obligados a instalar un tacógrafo para medir los tiempos de descanso. Es una medida que se ha barajado varias veces pero nunca se ha terminado de dar el paso. Puede que haya llegado el momento.