Francisco Gil Hellín • Arzobispo de Burgos: «¿Por qué el aborto debe ser la única salida para algunos padres? Hay que poner a la persona en el centro»

a.r. | burgos
-

«¡Ojalá haya un acuerdo sobre la calefacción en la Catedral! Yo ya no entro en esa discusión»

Francisco Gil Hellín • Arzobispo de Burgos: «¿Por qué el aborto debe ser la única salida para algunos padres? Hay que poner a la persona en el centro» - Foto: Luis López Araico

 
 
Le gusta hablar de su etapa en Roma y de los años que trabajó en el Pontificio Consejo para la Familia, lo que le permitió conocer muy de cerca al Papa Juan Pablo II. El mes pasado viajó hasta El Vaticano para reunirse con el jefe de la Iglesia Católica, a quien él ya conocía y a quien tuvo la ocasión de invitar a Burgos, ciudad que el Papa Francisco ya conoce. En la entrevista, Gil Hellín ofrece detalles sobre este cordial encuentro, se pronuncia también sobre el polémico anteproyecto de Ley del Aborto que ultima el Gobierno y aborda cómo está viviendo la Diócesis la crisis económica y la falta de relevo generacional entre los sacerdotes. También alude a su futuro y a qué le gustaría hacer  cuando disponga de más tiempo libre.
Este año cumplirá doce años al frente de la Diócesis burgalesa. De su sucesor, Santiago Martínez Acebes, se resaltaba su gran cercanía y familiaridad. ¿Qué le gustaría que destacaran los fieles de usted? 
Que he ayudado a vivir el espíritu del Concilio Vaticano II. En los primeros años del Concilio, esto fue muy díficil porque en una reflexión tan profunda pudo haber arribistas, pero yo creo que la Iglesia se ha rejuvenecido y lo estamos viendo ahora en la figura del PapaFrancisco. También lo hemos detectado en los anteriores, pero ahora de una manera específica; se han dejado cosas que podían ser útiles en su momento pero que hoy día en un clima menos de cristiandad, pueden hasta estorbar.
Y de su forma de ser, ¿qué le gustaría haber transmitido?
Quizá me creen un poquito distante, seco...
¿Yse ve usted así?
No, y creo que los que me han tratado de cerca se dan cuenta por lo menos de mis esfuerzos porque  sé que un ‘obispo portal’ puede imponer, pero cuando ya se rompen un poco las distancias... Mi vida está para mis queridos hermanos a los que la Iglesia me ha encargado el que les pueda ayudar.
¿O sea que se afana cada día por ser más cercano? 
Sin duda. De hecho, esa actitud cercana ha sido subrayada por el Papa Francisco. Hasta nos dicen que él antes no era así;quienes le conocen cuentan que ha habido una transformación.
Precisamente el mes pasado tuvo la ocasión de reunirse con el Santo Pontífice en Roma. ¿Cómo le vio?
Ya le conocía... Le he visto muy cercano, muy sencillo y dispuesto a hablar de lo que sea. Como un pastor preocupado por España y nuestras diócesis, y con los deseos de podernos ayudar a que seamos mejores pastores. 
¿Hacía falta una personalidad como la suya al frente del Vaticano?
Me parece que es una complementación continua. 
¿Cree que en su forma de ser puede influir el hecho de que no sea europeo?
Sí, el modo de vivir el cristianismo en Latinoamérica es más cordial, con más sentimientos. También más multitudinario;se parece, por ejemplo, a la marcha de la Virgen del Rocío. Yeso ayuda  a evitar muchos problemas como el de la clericalización. 
¿Con cuál de los últimos Papas se identifica más? 
Yo he vivido intensamente con Juan Pablo II;tuvimos una relación muy directa y personal. Pero además, él era un especialista en lo que yo también lo soy:matrimonio y familia. Hice la tesis en esa actividad, sobre el Concilio Vaticano II. 
¿Ha tenido ocasión de invitar a Burgos al Papa Francisco?
Bueno, como me conoce, al saludarme me recordó que estuvo en Burgos durante el mandato de Don Segundo García de Sierra y Méndez [1964-1983]. Entonces yo aproveché también para preguntarle si conocía su vinculación con esta Diócesis, ya que cuando el Papa fue nombrado obispo auxiliar de Buenos Aires, se le designó ser titular -de forma simbólica- de la de Villafranca Montes de Oca. Me dijo que no y le invité a hacerlo si venía a España. Le conté que era una villa pequeñita que tenía un santuario cercano. 
¿Yqué le dijo, porque parece que sí visitará nuestro país, según han publicado algunos medios?
Sí, eso parece, pero no contestó a propósito de la invitación. 
Recientemente se conoció que el exarbozispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, tomaba el relevo de Antonio María Rouco Varela al frente de la Conferencia Episcopal Española. ¿Cómo es su relación con Blázquez?
Cercana. Nos hemos tratado bastante, sobre todo porque fue obispo de esta provincia eclesiástica cuando estuvo en Bilbao. 
A finales de año, usted hizo cinco nombramientos en su Consejo Pastoral, y entre las personas elegidas hay dos mujeres, que se suman a las dos que ya había. ¿Significa esto un cambio de tendencia?
Ojalá pueda haber una normalización. Hay muchas mujeres comprometidas con la labor de la Iglesia con un reconocimiento de su valía. Por ejemplo, la catequesis de nuestras parroquias está fundamentalmente sostenida por ellas, que están ayudando a los sacerdotes en la transmisión de la fe. Para enseñarlo, hay que vivirlo primero;si no, seríamos unos farsantes. 
¿Y a qué lo atribuye?
Sobre todo a que se ha despoblado el campo. Aunque, en parte, yo me alegro de que los jóvenes no vayan al seminario como antes se hacía en muchos casos porque era un sitio cómodo y donde se preparaban bien. 
¿Qué opinión le merece el anteproyecto de la Ley del Aborto del Gobierno? ¿Cree que finalmente habrá cambios, como han pedido diversos colectivos e incluso políticos del PP? 
Sin duda ninguna habrá modificaciones. En amplitud de protección y en justeza en atenciones a la madre. Yo creo que la solución es apostar hacia lo que hace a la mujer fuerte en su embarazo y su momento de espera, que es el ser amada por aquel con el que ha tenido relaciones, normalmente el marido. La mayor protección es  ayudar a que quienes se entregan como esposos tengan una relación de fidelidad y también de madurez. Yo pienso que la mayor defensa de la criatura es el amor de los padres. 
Sin embargo, ¿se puede obligar a unos padres a que sigan adelante con un embarazo si el bebé tiene algún tipo de malformación?
Suponga que la sociedad saliera al encuentro de esos padres con ayudas, atención o incluso acogida en orfanatos. ¿Por qué el aborto, la despreocupación, tiene que ser para esos padres la única salida?Cuando, además, el aborto va a continuar siendo para ellos el mayor drama, aunque ya no viva la criatura... Hay que poner a la persona en el centro. Si ponemos el egoísmo como regulador de la ley, llegamos a ser homo homini lupus.
¿Ycómo valora que cada vez que hay un Gobierno de distinto signo político, se modifique esta ley?
Ése es el desajuste que tenemos en nuestra política hoy. De hecho, a propósito de la muerte de Suárez, creo que quizá ahora se ve más la luz del expresidente porque hay muchas tinieblas y mucha corrupción. 
Fue secretario del Pontificio Consejo para la Familia. ¿Qué se puede hacer para fomentar el modelo de familia que defiende la Iglesia? 
Hay que ayudar a que las personas descubran que realizarse uno es poderse también entregar, si cree que ése es su camino. Más aún, toda persona que no sepa salir de sí y entregarse, está llamada al fracaso y la infelicidad porque la relación de la persona no es un accidente, es parte de su ser. Por lo tanto, hay que saber con quién o a quién se entrega. Pero además, yo creo que hoy día se está fundamentando mucho la autorrealización y no se descubren el noviazgo y el matrimonio como decisiones maduras de entrega. Creo que esto mejoraría mucho la sociedad. 
Pero lo cierto es que la situación de crisis económica y el elevado paro no facilitan el dar ese paso y menos aún tener hijos. 
Sí, pero fíjese en nuestros abuelos. Tenían madurez humana y pocos medios; entregaban todo lo que tenían. No hay que tener pretensiones que excedan las posibilidades de cada uno. Por mucho dinero que se pueda tener, no se es más feliz. Y como tantas veces he repetido:¡Ya quisieran los multimillonarios una esposa o un marido que les amara sin intereses creados!
¿Pero no le parecería una irresponsabilidad que una pareja en paro tuviera un hijo?
Puede ser una de las razones para que la paternidad responsable les llevara a postergar la llegada de esa criatura. Pero recuerde también que ese bebé no viene pidiendo bienes abundantes; lo que viene pidiendo es la entrega del afecto y del cariño de papá y mamá. Y no sólo de cada uno, de ellos entrelazados.
En varias ocasiones se ha mostrado en contra del matrimonio homosexual. Pero ¿cómo vería que se abriera la puerta a que los sacerdotes pudieran casarse?
No es una cuestión dogmática.  La Iglesia está conforme con la entrega y la dedicación total  de los sacerdotes, con su celibato, pero no le dan vergüenza las relaciones íntimas porque son obra de Dios. El mismo hecho de que Cristo Jesús no hubiera acudido al matrimonio le ha hecho descubrir esa conveniencia. En la Iglesia oriental, los sacerdotes casados sí pueden acceder.
¿Pero en la Iglesia católica lo ve imposible a medio-largo plazo?
Sí, y además lo han repetido últimamente los papas. 
¿Ni siquiera en la etapa del Papa Francisco, que es más abierto?
No, no se trata de apertura, sino de entender las cosas. Sería incoherente. 



Las más vistas