Los expertos defienden el patrimonio industrial como recurso económico

J.A. de Hoyos / Belorado
-

La villa acogió la I Jornada Técnica sobre el Patrimonio Industrial, del que es un buen ejemplo en la provincia tras la puesta en valor del complejo minero de Puras de Villafranca

Varios de los ponentes visitaron el complejo minero de Puras de Villafranca. - Foto: J.A.H.

Planteamientos diferentes, pero todos en la misma línea de defender el patrimonio industrial como un elemento dinamizador de la economía rural. Diversos expertos participaron ayer en el teatro municipal Reina Sofía de Belorado en IJornadas Técnicas sobre Patrimonio Industrial, organizadas por el Ayuntamiento de la villa.
       Los ponentes en este encuentro, muy buenos conocedores de sus productos y sus tierras, expusieron experiencias bien diferenciadas sobre el patrimonio que han recuperado, por el tipo de turista que desean atraer o por el entorno en que se hallan envueltas sus localidades y al que le dan preferencia para completar rutas establecidas con productos determinados que desean introducir en el amplio mercado nacional y extranjero. José Manuel Grandela, ingeniero controlador de la NASA, en el Complejo Espacial de Robledo (Madrid), disertó sobre las comunicaciones, elogió la gran muestra de aparatos receptores-emisores existentes en el Museo de la Radiotransmisión Inocencio Bocanegra y amplió, en su clase magistral, todos los conocimientos que ha obtenido desde que en 1969 empezara a trabajar para el proyecto Apollo 11, siempre con la perspectiva puesta en llevar al hombre a la Luna. Seguida la charla por profesorado y alumnado de los centros educativos, resultó muy interesante el coloquio final.
Si José Luis Ruiz, de la Asociación para la Recuperación de Patrimonio Industrial en la cuenca del Rubagón, río palentino, mostró interés por el producto turístico y su creación en el medio rural, Roberto Fernández, desde su puesto de responsabilidad en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León en Sabero (León), convenció al público asistente de lo importante que es recuperar el patrimonio industrial, no todo es recuperable, pero, según Fernández, lo que deba recuperarse tienen que identificarlo los lugareños e identificándose con ello, conservarlo muy bien.
Turismo, patrimonio y desarrollo rural fueron los tres motivos en los que se centró el representante de Sepinum, empresa riojana. Julio Grande, desde su experiencia, aseveró que el empresario de turismo debe ser un estudioso de lo que quiere ofrecer y a quién va dirigido. Su disertación planteó interrogantes entre el público. La villa textil de Pradoluengo se valió de Juan José Martín que defendió la conferencia Una joya en potencia, con amplios conocimientos sobre la evolución de las empresas textiles en esa localidad.