"Oleg ya intentó apuñalar a su hermano hace 2 años"

F.L.D.
-

La pareja del hombre asesinado el domingo declaró a la Policía que el fratricida cumplió condena en Bulgaria por otro asesinato

Vasilka conoció a Aleksandar hace seis años. - Foto: Valdivielso

A las 8 de la tarde del domingo, Aleksandar Genadiev le dijo a su pareja, Vasilka, que se iba a tomar algo a la tienda Alimentación Este de la calle Progreso. No le pudo acompañar porque aún se estaba recuperando de una lesión en la pierna que la mantenía de baja. Casi una hora después, le llamó para preguntarle cuándo volvería casa. "Ahora voy", respondió. Pero nunca regresó. Fue la última vez que habló con él. Le esperó toda la noche y a la mañana siguiente, nada más despertarse, preguntó a un vecino sin suerte. Pocos minutos después, un amigo le llamó y le contó la noticia. Oleg, su hermano, le había matado. Las discusiones entre ambos eran frecuentes, de hecho, ya una vez le había intentado apuñalar. Pero ni por una milésima de segundo se le había pasado por la cabeza que aquel terrible desenlace pudiera llegar a ocurrir.
Vasilka relató el lunes a la Policía Judicial, y un día después a este periódico, las continuas peleas de ambos hermanos desde hace dos años, cuando Oleg llegó desde Bulgaria para vivir con su hermano y su cuñada. "Bebía mucho, daba voces y molestaba. Aleksandar se enfrentaba a él porque era un hombre bueno, todo el mundo le quería. Cuando se enteraron de la noticia, los vecinos y sus hijos estaban en la puerta tristes", recordaba aún incrédula por todo lo acontecido. En una de esas broncas, de hecho, trató de apuñalarle, pero una vecina lo evitó. "Dijo que esa vez había fallado, pero que al final le mataría", aseguró su pareja. 
Esa fue la gota que colmó el vaso y Aleksandar decidió echar a su hermano de casa. Oleg volvió a Bulgaria, pero hace cuatro meses regresó. Al principio, todo iba bien, parecían haber limado asperezas. La pareja incluso le consiguió un trabajo en una granja de vacas. Pero ni por esas. Hace unos días volvieron los problemas y el domingo ocurrió el trágico desenlace por el que Oleg ingresó en prisión provisional, comunicada y sin fianza el martes.