El segundo febrero con las máximas más altas desde 1961

SPC
-
Un termometro de Palencia marca 23 grados durante finales del mes de febrero - Foto: Eva Garrido

La Comunidad registró un mes de febrero con un promedio de temperaturas que se situaron en torno a 1,8 grados centígrados por encima de su valor esperado

La comunidad autónoma de Castilla y León registró un mes de febrero "seco" o "muy seco" que dejó un déficit en torno al 75 por ciento y "cálido" o "muy cálido" con un promedio de temperaturas que se situaron en torno a 1,8 grados centígrados por encima de su valor esperado, según los primeros datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). 
En concreto y según consta en el Avance Climatológico Mensual recogido por Europa Press, la estabilidad fue predominante durante gran parte del mes y sólo el primer día se registraron precipitaciones generalizadas con el paso de la borrasca "Helena" mientras que la ausencia prolongada de situaciones de componente norte y la llegada de masas cálidas desde el sur provocaron que las temperaturas diurnasalcanzaran valores "muy superiores" a lo normal, aunque se registraron "numerosas heladas" por lo que las oscilaciones diurnas fueron "importantes", sobre todo en la última semana del mes. 
En el caso concreto de las temperaturas, febrero fue "cálido" o "muy cálido" en toda la Comunidad con un promedio de temperaturas que en torno a 1,8 grados centígrados por encima de su valor esperado. No obstante, las mínimas se situaron "muy próximas" a su promedio, por lo que las diurnas fueron las responsables del carácter térmico del mes que se ha situado "entre los registros históricos más altos". 
En promedio y según este primer avance de la Aemet, ha sido el segundo mes de febrero con las temperaturas máximas más altas, sólo superado por el del año 1961. Salvo los tres primeros días, "prácticamente las únicas fechas en las que ha predominado la componente norte", explica la Aemet, el resto del mes las temperaturas diurnas se situaron por encima de su valor medio, con una tendencia, tantode máximas como de mínimas, a ir en ascenso. 
Los días 25 y 26 fueron los más cálidos, si bien el valor extremo más alto se registró en la jornada del 27 en el término burgalés de Miranda de Ebro con 24,9 grados. En la última semana del mes se registraron algunos valores de temperatura máxima que llegaron a ser efemérides para febrero y destacan los 21,8 grados del día 23 en Soria, con oscilaciones diurnas que llegan hasta los 25 grados ya que las mínimas se mantuvieron en valores en torno a los 0 grados en la mayor parte de la región, con numerosas heladas. 
El día más frío fue el 3 de febrero y en la madrugada del día siguiente se alcanzó la temperatura mínima más baja, -11,2 grados centígrados en Palacios de la Sierra (Burgos). Se registraron, de media, 17 días de helada.